miércoles, 4 de febrero de 2009

El deseo - Parte 2


Sin dejar de acariciarme, empezó a hablar.

Lo que quedó registrado en la pizarra de mi memoria no fue todo lo que Octavio me dijo, pero supongo que habrá sido aquello que me hacía bien escuchar.
La memoria suele tener un filtro que selecciona aquello que debemos guardar en los casilleros de los recuerdos, como si fuera una secretaria que archiva nuestras vivencias y deja las más importantes al alcance de la mano, las más insignificantes las manda a la papelera de reciclaje y aquellas que podrán servirnos algún día las acomoda en repisas imaginarias de nuestra mente.

Lo que quedó registrado fue su consideración, su apoyo, su entendimiento.


Hubo palabras de rechazo hacia la actitud de Manuel, a su mentira y a su forma de manejar la doble vida y ese secreto tan bien guardado.

Por supuesto que hizo preguntas que no puede responder:


- ¿Por qué se casó con vos?

- ¿Laura sabe de tu existencia?

- ¿La familia lo apoya?

- ¿Quería realmente tener ese hijo con vos?


No supe que decirle.Sus preguntas eran las mismas que yo me hacía cada noche, cada vez que miraba el rostro de Manuel, cada vez que tenía que compartir mi cama con un "conocido extraño".


Volví a quebrarme.

Esta vez el llanto se hacía entrecortado, como si llorara por otra parte de mi cuerpo que no fueran mis ojos, que a esa altura ya estaban tan secos como mi ilusión.
Esa fue la primera vez que sentí que podía llorar sin llanto, con la piel, con el cuerpo, pero sin lágrimas.


Octavio me abrazó.Fue un abrazo prolongado, envuelto en un suspiro compartido que nos enredaba con las cintas de la necesidad, del consuelo, del encuentro.

En voz baja le pedí que no me suelte, que me abrace fuerte y en silencio.

Sentí su pecho pegado al mío, sus latidos rebotando en mi camisa, filtrándose por el escote hasta llegar al centro de mi ser.Sus manos presionaban mi espalda y mi costado, creando una divina cárcel de la que nunca hubiera querido escapar.

Sabina le cantaba a los amores que matan y el viento que antecede a la tormenta se colaba por la ventaba entreabierta.

El olor previo a la lluvia recreaba el clima de la mejor película de amor, y nosotros actuábamos la escena sin guión, improvisando sensaciones nuevas y genuinas.


Lo alejé apenas unos centímetros de mi lado, sólo para poder respirar. Con su cara tan cerca de la mía, no pude hacer otra cosa que contemplarlo.Sus ojos decían tanto aún sin hablar, que la emoción me dibujó un nudo en la garganta.

Fue entonces cuando me besó.

El olor a lluvia, el viento, cada letra de Sabina, el sabor a malta de la cerveza, se acurrucaron en nuestras bocas, que se buscaban una y otra vez para seguir besándose.


Recuerdo haber visto las alas multicolores de algunas mariposas que merodeaban a nuestro alrededor, pero de una bocanada y un suspiro me las tragué.

22 comentarios:

OPIÜM dijo...

joo que bien escribes.
Muy bonito!

Zorra MF dijo...

Guauuuu me encantoo que lindo broche para la noche

Piti Sarlanga dijo...

CHAU - DERRAPASTE, PECADORA. NO TE HUBIESES CASADO PARA HACER ESO. POBRE MANOLO. VEN? TENGO RAZON: SON TODAS IGUALES. CUANTA RAZON TENIA MI MAMA...

perdida dijo...

Me encanta como contas tu historia.
Es muy triste...
No entiendo porque no te separaste apenas te enteraste. Odio a los Manueles del mundo. Supongo q ya me enteraré..

Pasajera en trance dijo...

Yo me pregunto por qué no te divorciás.

Natalia dijo...

Parece ser el inicio del pensamiento de una Nemésis del siglo XXI que disfruta de la venganza. Muy bien narrado Miranda!

Cris dijo...

ahhhhhhhhhhhh

Miranda dijo...

Opium:Muchas gracias.Besos.


Zorra MF: Me alegro que lo disfrutaras, besito.

Miranda dijo...

Piti:Decile a tu mamá que te explique lo que es una pecadora de verdad,dale? Beso



Pasajera: Ya entenderás.Besitos.

Lucrecia dijo...

Me encantó Miranda. Besos.

Miranda dijo...

Perdida: Tal cual, estoy segura que ya entenderás.Besos



Natalia:Wow,gracias por el comentario, besote.

Miranda dijo...

Cris: ¿Fue un suspirito? Beso.



Lucre: Besos para vos también.

Julieta dijo...

que al piti este le expliquen que es una pecadora JAJJAA


Miranda escribis muuyy bien
hace mucho que no comentaba


=D

c@rito dijo...

Guauuuuuuuuuuuuuuuu
Mariposassssssssss
Eso quiero ver y sentir yo!!! Necesito una cuota de toda esa dulzura y adrenalina...

Me alegra que Octavio te haga feliz...

Besotes

Charlotte dijo...

Se me puso la piel de gallina!!! Que lindo sentimiento... que bello es sentir que alguien nos entiende, y ese descubrimiento de un nuevo amor!!!

Piti: Definitivamente no todos los hombres son iguales, vos debes ser del tipo de Manuel, hombres sin huevos!!! Aguante Octavio que se juega por lo que siente!!

Charlotte dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
clau 2.0 dijo...

La verdad me partio el corazon, pero yo hubiera sacado la musica de SABINA( me trae malos recuerdos)Ahi van mis BESOS BRUJOS.

Libèlula dijo...

EXCELENTE, TODAS TENEMOS HISTORIAS PARA CONTAR...ME ATRAPA LA TUYA

La india dijo...

muy buen blog...me gusta la manera de encarar las cosas que tenes...en dos días leí casi todo y me resulto poco...podes contarme como una seguidora más..
PD:
PITI:no entendés nada..o no querés entender.

anatel dijo...

Ayyyyyyyyyyyy!!!Miri...quierooooo yaaaaaaaaaaaaa mismísimo a Octavio rey, a las mariposas y obvioooo, toditos los mimos,etc,etc,etc...Qué amor!!!
Piti es lo más: te provoca Miri pero seguro que está preparando el tramontina para Manuel!!!
Abrazos Miranda!!

Piti Sarlanga dijo...

Che, Anatel, me hiciste cagar de risa. Podría ser. Pero igual, creo que antes tendria que haber hablado con Manolo. El matrimonio es una institución sagrada y no da para tirar todo por la borda así nomás.Además, este novenio, digo, octavio, no me gusta nada. Se aprovecha de que Mirandita está con las defensas bajas. Y eso no se hace...
PERDON, MIRANDA, POR USAR ESTE ESPACIO PARA CONTESTARLE A ANATEL.

Lolita dijo...

No lo dejes.