viernes, 20 de febrero de 2009

El precio de la verdad


Sentí como si me hubieran mutilado cada extremidad de mi cuerpo.

Una fila de preguntas se amontonaban frente a un escritorio de mi mente intentando encontrar una respuesta, pero no la había.No tenía respuesta, y en su lugar, muchas más dudas .


Clara saludó a la empleada.Yo intenté hacerlo pero la voz no me salía.

Apenas estuvimos fuera de la oficina, Clara me obligó a sentarme en un banco del pasillo y me dijo:

- No podemos irnos de acá sin conseguir más información.Mirá si nosotras seguimos metiéndonos en esto y resulta que Laura es una loca de atar que un día se te aparece con un cuchillo.

- Clara, por favor, no digas pavadas - le respondí sin ánimos de fomentar semejante delirio

- No, no es chiste.Tal vez Manuel hace todo esto para mantenerte a salvo, quién sabe... - agregó

- ¿Te parece que para mantenerme a salvo tuvo dos hijas con ella mientras estábamos juntos? ¿Qué para protegerme se escapa a la casa de ella en la primera oportunidad que tiene libre?

- No, es cierto.Es que no entiendo... - suspiró Clara

- Yo menos que vos, pero necesito entender.Lo necesito - dije

Después de pensar un rato Clara se incorporó del asiento y me dijo:

- Seguime, tengo una idea.


La seguí por los pasillos, viendo como movía su cabeza de un lado a otro como buscando algo.
Subimos y bajamos por esas escaleras, vimos familiares que visitaban a sus afectos, tal vez corroídos por la culpa, o tal vez felices en su interior por no tener que ocuparse de ellos.

Frente a la puerta de la enfermería se detuvo.En ese momento una enfermera joven, de pelo recogido y rasgos árabes, se acercaba.


- Perdón señorita, quisiéramos hacerle una pregunta sobre una paciente que estuvo acá hace unos siete años - le preguntó Clara

- No creo que pueda ayudarlas, soy nueva.Deberían preguntarle a Cora, ella es la más vieja de las enfermeras -respondió antes de continuar su camino.

Por supuesto que la primera reacción de Clara fue golpear la puerta de la enfermería y preguntar por Cora.

- Fue a la cocina a buscar café - respondió una voz desde adentro

Levanté la mirada y vi que por el pasillo una mujer vestida de enfermera, de unos sesenta años, se aproximaba sosteniendo una taza de café en una mano y un paquete de galletitas empezado en la otra.

- Esa es Cora - le dije a Clara

- Dame plata - me respondió ella como apurada


Abrí mi cartera y tomé de la billetera cien pesos que se los metí en el bolsillo del saco a Clara.

- Listo, ahí los tenés - le dije

Cora se aproximaba a paso lento hacia nuestro lugar, pendiente de no volcar el café.

Clara caminó unos pasos para interceptarla antes de que llegara a la puerta de la enfermería.
Yo la seguí.

- Perdón...¿Cora? - le preguntó Clara

- Si .¿Usted quién es? - preguntó la enfermera

- Yo soy Clara, pero no me conoce.Mire, necesitamos hacerle una pregunta que es importante para nosotras y estamos dispuestas a pagar por esa información - dijo Clara como si alguna otra vez hubiera utilizado el mismo método.

- ¿Y cuánto creen que vale mi información? - preguntó Cora

- ¿Cien pesos? - sugirió Clara

- ¿De qué paciente se trata? - quiso saber la enfermera

- De María Laura XXX - respondió Clara

- No me suena, tendría que revisar los archivos.¿Cuánto hace de esto? - prosiguió

- Casi siete años -respondí

- Hmm...entonces van a tener que ser doscientos pesos, tengo que revisar demasiados legajos - dijo mirándome a mi, como si intuyera que era yo quien llevaba el dinero

- No hay problema - dije al instante

- Bueno, espérenme en la cafetería- dijo - apenas lo tenga se los llevo


Tardó casi dos horas en aparecer en el bar del loquero, en el que sólo había dos mesas ocupadas.
Traía en sus manos una carpeta, a modo de legajo, que supuse que era la historia clínica de Laura.

- Por doscientos cincuenta se las presto para que la lean - dijo

- Por trescientos, me la deja fotocopiar - respondí

- Es un hecho - dijo


Saqué el dinero de mi cartera y se lo entregué.

A cambio, recibí de sus manos exactamente lo que yo necesitaba.

20 comentarios:

Lucrecia dijo...

Ahora sí que me dejaste intrigada!!! Muero por saber como sigue esto.
Besote Miranda, buen fin de semana!!!



PD: Una grande Cora; de ahí se fue a comprar una cartera nueva, jajaja.

Charlotte dijo...

Siempre nos dejas a todos intrigados!!!

Sos una exelente escritora!!

Xochitl dijo...

Ayyy Miranda que locura es estooo !!!
Me tienes confundida ya no se ni que pensar.
ESpero la continuación.Un abrazo!!!

Miranda dijo...

Lucre:Me hiciste reír con Cora porque yo también tuve la fantasía en ese momento de qué era lo que haría con esa plata.Me la imaginaba yendo al bingo con una amiga solterona...Ya contaré como sigue, besos y buen finde!




Charlotte:Gracias, parece que debo dejar la actuación ;)
besos!




Xochitl:Yo estaba igual de confundida, lo juro! besos

Libèlula dijo...

La plata pone el mundo a andar, el mundo a andar, el mundo andar...que cierto Dios... supongo que ese legajo habrà sido oro en polvo y a traves de esas pàginas pudiste empezar a comprender...que ansiedad!
Besos!

Mica dijo...

es adictivo

posteas en el mismo dia de nuevo y la tension empeora

jeje

Miranda dijo...

Libelula: Asi es...Y si,era oro puro! Besos



Mica: Entonces es peor el remedio que la enfermedad? O posteo 5 seguidos o pasa esto...uf...
besos!

c@rito dijo...

ay ay ay voce está maluca Miranda...

Selma dijo...

ME MUERO DE LA INTRIGA POR SABER QUE DECIA ESA MALDITA CARPETA CON LA HISTORIA CLINICA. LA VERDAD QUE OVARIOS QUE TENES TE ADMIRO Y TAMBIEN TE COMPADEZCO. BESOS TE SIGO HASTA EL FIN DE LOS TIEMPOS. BSS.

Tormenta dijo...

Quiero saber antes de irme a dormir, no me dejes así, ¡que intriga!, pero tendré paciencia.

Saludos,

T

Natalia dijo...

Creo que allí llegaste demasiado lejos, la historia clínica de un paciente es un documento privado que contiene datos confidenciales, más aun la historia de salud mental. Estuvo ilegal la enfermera en acceder sea por el precio que fuera y vos cruzaste una línea que no te creí capaz.
Sea cual fuera la información que obtuvieras el fin no justifica los medios cuando hablamos de enfermos. El camino era hablar con Manuel que te había engañado y no revolver las miserias de Laura que no sabías si quiera si sabía de tu existencia. Miranda podías darte cuenta de lo que estabas haciendo?
Saludos

Miranda dijo...

c@rito: No, ya no creo estarlo...besos




Selma: En el próximo te enterás.Besos

Miranda dijo...

Tormenta: Pero seguro que ya te fuiste a dormir...no? Besos



Natalia: Tenés razón y hoy no lo hubiera hecho.Creo ( y esto ya lo hable en terapia) que de alguna forma necesitaba compadecerme de Laura en ese momento en lugar de odiarla.Estando en esa circunstancia y teniendo todo tan cerca no pude resistirme. La enfermera que se arregle con su consciencia.Yo trato de arreglarme con la mia.Besos

Anónimo dijo...

???????????

De repente dio un giro inesperado..de una abogada "exisitosa" a loca?
q paso en el medio? era la media hermana loca que no dio a conocer nunca i le hizo creer a sus sobrinas q eran sus hijas?

(como viene la historia todo puede pasar, no?)

Suerte Miranda..!

Lucre

Miranda dijo...

Lucre: Vuelvo a reiterar para que no se pierdan...La internación había sido en ese entonces hacia 7 años...Cuando sepan el motivo van a entender mejor igual, besos!!!

Sakura Ai dijo...

Miranda, serás mala con nosotros tus lectores! Siempre nos dejás justo antes del clímax...

No quiero que suene a que te presiono, pero espero con ansias tu próximo post.

Blmp dijo...

emm si... esta vez respete el orden!!

por 300 yo te limpio la cocina, te "hago el service", te limpio el baño y en cima te saco a manuel a un breca conocido para que los escraches con fotos...

en serio... me esta enfermando esto

Anónimo dijo...

que fue su primera esposa y que los chicos eso son suyos y los cria la tia ¡cuanta originalidad!

Miranda dijo...

Sakura: Trataré de compensar tus ansias poniendome escribir ahora que no puedo dormir....besos!




Blmp: Jajja, y después la critican a la enfermera.Este mundo es asi,si un billete de 100 logra cosas, imaginate 3 juntos! besos!




Anónimo: Lamento decirte que tu teoría queda descartada, besos

Josefhine dijo...

GENIA... yo no me atreveria, pero si tengo una Clara atras... si... metida en el baile, a bailar... bechso