martes, 17 de febrero de 2009

La daga




Al día siguiente, con mis supuestos golpes ya curados, y el bolso al hombro, volví a mi casa.

Manuel estaba leyendo el diario en el jardín, y apenas levantó los ojos de las noticias para verme entrar.


Me acerqué, impostando una sonrisa, y me abrazó.

No podía interpretar el mensaje encerrado en ese abrazo.Tal vez culpa o tal vez perdón.


Durante la cena tuve que contarle de mi escapada al mar, y me sentí jugando su mismo juego cuando inventé paseos por la peatonal y cenas en algún restaurante al que nunca habíamos ido con Clara.


Mientras disfrutábamos el postre, una Miranda desconocida se apoderó de mi voz y formuló una pregunta que se escapó por el aire antes de que yo misma pudiera retenerla.


- ¿Antes de conocerme pensaste en casarte con otra mujer?


El silencio sobrevoló la mesa y se vio interrumpido segundos después con una risa incómoda de Manuel que sonaba más a angustia que a placer.


- ¿A qué viene ese pregunta? - dijo como quien intenta ganar tiempo para elaborar la respuesta


- No sé, supongo que es lógico.Cuando me conociste tenías la edad que habilita a alguien a haberse enamorado locamente por otra persona.


- Si, bueno, te conté de la novia esa que tuve durante la adolescencia - dijo


- Si, una tal Paula, me acuerdo, pero eran adolescentes.¿Después no hubo nada serio hasta que aparecí yo? - pregunté


- No, relaciones de relleno, nada trascendente - respondió


- Qué raro - dije


- ¿Raro? ¿Por qué debería ser raro que no me enamorara hasta tu llegada? ¿Acaso vos te enamoraste de alguien antes de mi? - preguntó con un dejo de enojo


- No, no, pero yo soy distinta -dije queriendo terminar la conversación


- ¿ Y por qué yo no puedo ser igual a vos? ¿ Qué nos diferencia? - preguntó


- Que vos sos hombre - dije sin pensar


- Que yo sepa los hombres nos enamoramos en menos oportunidades que las mujeres - agregó


- Si, pero también ocultan más, y son más infieles - dije sabiendo que me metía en un terreno en el que tal vez no pudiera transitar.

- ¡Ahora resulta que somos ocultadores e infieles! Creo que el golpe te hizo mal. ¿Desde cuándo te vienen esas ideas a la cabeza? ¿ Clara te anduvo contando algún nuevo fracaso? - preguntó


- Sí, debe ser eso - respondí


- ¿Qué le pasó ahora? ¿Se topó con un mentiroso? - preguntó entre risas


- Mucho peor que eso.En su última relación descubrió que el tipo tenía una doble vida- dije intentando clavar la daga en su consciencia.


No hubo respuesta, tan sólo un silencio cruel y un leve sudor sobre su frente en la que se leía: "culpable".

18 comentarios:

LaVieEnRose dijo...

bien hecho! pero este hombre tiene la cara de acero...

no veo la hora q le digas todo lo que sabés a ver con q sale!

q broncaaaaa me genera, aguante Octavio jjaja

besos Miranda

*Lín dijo...

Te sigo desde casi el comienzo.. y sólo puedo decir q soy adicta a esta historia! Cada vez q termino de leer una entrada, quedo conteniendo la respiración.. Me encanta :D
Mis felicitaciones por tu espectacular manera de transimitir cada sensación.
Besos

ladyMirinda dijo...

si podrán ser crápulas algunos tipos, no?
a eso yo llamo tener a alguien acorralado...y ya sabe que algo sabés...con tus comentarios quedó mas que claro para él, creo que se va a cuidar más por lo menos en los próximos día...

La Morocha dijo...

Muy buenas tus palabras Miranda, siempre es una buena jugada dispararles dardos venenosos, cargados de lo mismo que ellos nos tiraron dentro...

Lucrecia dijo...

Si es astuto como la mayoría de los buenos abogados, debió darse cuenta de que detrás de tus palabras se escondía algo. Espero el próximo Miranda, no te cuelgues!!! jajaja. Beso.

Any dijo...

No sé si se dió cuenta que sabés algo, los hombres se creen unos capos armando este tipo mentiras, pero... siempre dejan cabos sueltos, detalles que no escapan al ojo femenino.
Igual cierto miedito le habrá provocado tu comentario.
besos

Miranda dijo...

la vie en rose: Ahí descubrí por qué había elegido su profesión...besos



Lín:Tampoco quiero que te haga mal leerme eh! =)
Muchas gracias por tus palabras, besos

Miranda dijo...

ladyMirinda: Opino como vos...sobre todo en lo de crápula (qué buena palabra).Besos


La morocha: Tal cual, que tomen de su propia medicina, no?Besos

Miranda dijo...

Lucrecia: Eso mismo pensaba yo mientras le hablaba...besos.



Any:Creo que diste en el clavo.besos

c@rito dijo...

Lo disfrutaste, no?

Anónimo dijo...

Excelente, no hay nada mejor que sembrar la duda eso hace que se pongan nerviosos y pisen el palito eso se pone entretenido pero hay que saber decodificar bien y leer entre lineas. Besos

Sakura Ai dijo...

Miranda, en una sola sentada me he leído toda tu historia y me has atrapado con ella.

No sé cómo Clara y tú han podido mantenerse cómo detectives, porque yo hace rato hubiera sacado una calibre .45 y lo mato! No me malentiendas, lo digo por si algún día leés mi blog, yo no tengo nada en contra de que mi novio tenga algo con alguna otra chica lo que me molestaría es que no sea capaz de contármelo.

Octavio parece ser una buena persona y Claudia me da la sensación de que es una de esas amigas que no se cambian por nada.

Felicidades por el comentario! Merecido se lo tiene!

No puedo esperar a que el digas todo!

Un beso!

Miranda dijo...

c@rito: Claro que sí, pero sólo por esa sensación de estar cerca y al mismo tiempo acorralándolo.Ya cuento como siguió.



Anónimo: Qué pena que no digas tu nombre...Igual te digo que tenés mucha razón en tu comentario, besos!





Sakura: Muchas gracias por la paciencia y por comentar después de toda la lectura.Siempre se valora el apoyo del otro lado, besos.

Anónimo dijo...

Miranda, me gusta debatir pero soy de madera para ponerme con mi nombre pero soy Tyde anonimo de 11:51 Besos

Anónimo dijo...

Miranda, me gusta debatir pero soy de madera para ponerme con mi nombre pero soy Tyde anonimo de 11:51 Besos

Miranda dijo...

Ty: Deberías crearte un usuario de Google que te permita comentar siempre... Te felicito porque sabés interpretar que hay parte que cuento "camuflada", tal cual yo la percibía.La verdad estaba a la vista y yo tampoco la veia!
Aprecio tu forma de leer...besos

Anónimo dijo...

Miranda por eso digo que debemos leer ente lineas, casi siempre es asi, en este caso y en otros tambien, solemos expresarnos verbalmente de un modoo pero queremos decir otrs cosas, nos pasa a todos. Besos, Tyde, asi es mas facil gracias

Piti Sarlanga dijo...

POBRE PIBE... LO ESTAS TORTURANDO...DEJALO EN PAZ, MANOLO ES UN BUEN MUCHACHO.