lunes, 18 de mayo de 2009

El corte



Decidí que para que nadie pudiera encontrarme lo mejor era salir de ahí.
Sabía que Manuel podía regresar cuando quisiera, sobre todo, cuando no atendiera sus llamados.

Así que fui hasta el aeropuerto y tomé el primer avión a New York.

Me instalé en el Millennium Broadway, en un piso siete.

Tomé un taxi hasta el Soho.

Caminé, miré vidrieras, y después, dejé de mirar.
Si bien no necesitaba comprarme nada, sentí de pronto una imperiosa necesidad de que mi tarjeta de crédito fuera acariciada por las empleadas de todos los locales.Imaginaba la cara de Manuel al recibir el resumen con el detalle de mi gastos, y me sentía en cierta forma aliviada y feliz.

Compré carteras, zapatos, perfumes,ropa de diseñadores exclusivos y regalos para Clara sin medirme en gastos.Cargué tantas bolsas como pude, hasta que la sangre se me acumulaba en la yema de los dedos quejándose de tanto peso.Recién ahí me detuve en un bar que estallaba en música a tomar un cuba libre, cuando se me acercó un negro muy simpático a la mesa.

En un inglés bastante raro me ofreció una tarjeta de un lugar de tatuajes, y después de escuchar un argumento convincente, tomé lo que quedaba en mi vaso y lo seguí por las calles del Soho hasta el local de tatuajes.

A las dos horas, un dibujo de dos alas simbolizando la libertad, decoraban mi omóplato derecho.



Los seis días que siguieron fueron bastante similares, sólo que alternaba largas horas tirada sin hacer nada, con otras tantas comprando en los mejores lugares para después terminar cenando en algún lugar que me recomendaban en el hotel.

Conocí gente, fui a bailar, me emborraché, hice excursiones como una novata turista y aprendiz de soltera, y para cuando me di cuenta me encontraba en pleno disfrute de una vida conmigo.

No sabía lo que era pensar en Manuel o en Octavio, aunque del segundo me acordaba a diario, pero con una sonrisa que reflejaba mi seguridad interior y la certeza de saber que nada había terminado.

Una extraña felicidad flotaba en el aire, hasta ese sábado en que todo se complicó de golpe.

La vendedora me estaba envolviendo un hermoso vestido que había elegido, cuando la cajera me miró seria y me dijo: Esta tarjeta está rechazada.

Enseguida le entregué otra, igual de dorada que la anterior, que corrió la misma suerte.

Probé con tres más, y tampoco.

Salí del local, dejando mi vestido y parte de mi vergüenza, y regresé al hotel.

Desde la habitación llamé a los números de emergencia de las tarjetas de crédito.
Para mi asombro, la respuesta de los operadores fue siempre la misma:

- El titular ha decidido suspender su tarjeta,señora.


Sólo un nombre ocupaba mi cabeza: Manuel...

24 comentarios:

Anónimo dijo...

mmmm NY..el Soho, playa, arena..que raro, no?? se te chispoteo???

(des)encontrada dijo...

En algun momento iba a pasar...
quisiera odiarlo, pero era inevitable

Miranda dijo...

Anónimo: No, no se me chispoteó, gracias, ahi lo arreglé.Es que primero lo hago en word y a veces le pifio...Gracias por avisarme porque quedaba incompleto, sobre todo, el tema de que yo sabía que Manuel podía caer en cualquier momento...Un beso



Des(encontrada): Yo crei ser astuta, pero él me llevaba varios cuerpos....besos

Lucre dijo...

Vos sabés que yo te banco a full nena, y ni a palos que me engancho en los bardeos o pelotudeces de los que se ponen a bardearse y a criticar... Pero me involucro con la historia y no puedo evitar opinar... Es que a veces la mina que pareces ser, con las cosas tan claras y con un espíritu bohemio y libre, se confunde con una mina mantenida y comformista...

La idea de "hacer la tuya" pero viviendo (y como, porque no cualquiera se da ese tipo de gustos) a costa de otro, es poco coherente... ¿Querés alejarte de un tipo que te cagó la vida, pero viviendolo? Qué se yo... Dennota tan poco amor propio eso... Porque lo único de libertad e independencia que podés haber obtenido en esos días, fueron las dos alas del tatuaje, un dibujito, con cero simbolismo...

Es decir... Querés sacarte de encima a Manuel, por todo el mal que te hizo, pero llevando la vida de una princesa, en Nueva York, con tarjetas que él costea...

Si esa era tu manera de encontrar libertad e independencia, todo bien, pero... Es bastante incoherente, y muy, demasiado diría yo, cómodo.

Espero que no te ofendas, sabés que jamás sería la idea. Besotes.

Miranda dijo...

Lucre: Sabés que no me ofendo.
Te cuento, es bastante dificil a veces opinar sin estar en el lugar, y creo que después de lo que me pasó aprendí a no hacerlo yo tampoco....realmente se me complica a veces explicar lo que pasaba por mi mente, pero mi bronca hacia Manuel era tal que tenía que cobrármela por algún lado, y qué importaba si era de esa forma? despues de todo a él no lo iba a dejar en rojo lo que yo hubiera gastado, te lo aseguro.Igual, según mi psicóloga, era una forma de decirle: aca estoy...porque era obvio que un tipo inteligente iba a ir consultando los gastos que yo hiciera....en fin, una cadena interminable entre ambos, que no terminaba de dejarme libre por más que me tatuara FREE en la frente.
Entendés? Espero que si.Besotes miles

LaVieEnRose dijo...

lástima q te pescó...pero quien te quita lo bailado!!

La Vaka dijo...

Tarde o temprano tenía que hacerlo... una manera de presionar para que regreses!!!

Te sigo!!

Miranda dijo...

La vie: Alto precio tuve que pagar...no te imaginás...Besotes!!!!



La Vaka: No sólo eso...
Un abrazote!

Anónimo dijo...

no es para bardear pero simplemente no me cierra..Ok te fuiste a NY pero después decis que esa semana la pasaste entre el shopping y estar tirada en la arena..
Saludoss
Jose.

La amante dijo...

En ningun momento te dio miedo que esto pasara?
Cuando leí que te quedabas ahi a pasar un tiempo lo primero que pensé fue "y si le corta los viveres? y si se queda sin plata"...No lo pensaste?

Anónimo dijo...

DECILE A OCTAVIO QUE TE BANQUE LOS CAPRICHOS. SOMOS POCOS LOS QUE SEGUIMOS MANTENIENDO A EX-ESPOSAS.

Miranda dijo...

Jose: No querés ser mi editora? Jaja, en serio, gracias, es que como pasó bastante tiempo de esto, a veces me mezclo en el relato, y la verdad es que apenas esto pasó tuve que volver a Miami y lo unico que hice fue tirarme al sol...eso viene en el oro post.Gracias, en serio.Besotes

Miranda dijo...

La amante: No, la verdad que no lo pensé.Lo unico que pensé fue que se iba a aparecer en el hotel al no atender sus llamados, porque sí estaba segura que me iba a llamar.
Besos.



Anonimo: Le digo, besos

c@rito dijo...

¿El corte de la tarjeta...?

Lolita y El Profesor dijo...

Ahora, Miranda, me pregunto: ¿cómo regresó si no tenía plata?
¿O tenía el pasaje comprado y algunos billetes en efectivo "por si las moscas"?
Si busca editor, cuente con nosotros. :)

El Profesor

La impuntual... dijo...

Si realmente lo viviste a esto (me refiero a la historia), no todo es malo... disculpame, pero comprás pasajes y te paseás de un lado del mundo a otro como si nada. Además, contás que te compraste un montón de cosas para vos y tu amiga sin fijarte en gastos. Si bien el dinero no es todo, no sabés cuánto daría yo por pasar un solo día de estos en los que sos libre de darte gustos sin mirar los precios y ni que hablar de viajes y estadías en hoteles de en sueño...

El Tano dijo...

Mi exmujer se fue a pasar dos días a París con uno de mis mejores amigos, pero al menos tuvo la descencia de no usar mi tarjeta de crédito.
Besos... que vuelva el posteo seguido como ahora!!!

Miranda dijo...

Carito: El corte de tarjeta.Besos.


Profesor: Claro que el pasaje era ida y vuelta, y efectivo tenia para moverme, siempre.Si no me hubiera muerto ahi mismo.Un beso.

Miranda dijo...

La impuntual: Es que yo no me quejé de eso eh! Era una semanita gloriosa que aún recuerdo, si no fuera por como terminó...nada es gratis en esta vida.Besos!




El Tano:Pero vos decis que sólo llegarias a buscarme a Mar Chiquita, no es el mismo caso.Yo tenía adicionales doraditas y platino...y una bronca que me habilitaba, que se ve que tu ex no tenia.Sentite dichoso.Besos! (prometo posteo mañana)

Cris dijo...

Miranda un beso, te sigo leyendo !!

Palas dijo...

Aahhh que hombre jaajajaja... bueno, te ganó esa... que sigue???

Anónimo dijo...

O yo me perdí una parte de la historia, o vos eras una actriz bohemia...no entiendo bien como derrepente, te gusta irte a hoteles 5 estrellas en miami o gastarte miles de dolares en carteras y zapatos en Nueva York.

Zopi

Miranda dijo...

Cris: Otro beso para vos.



Palas: Ya cuento qué sigue.Besos.



Zopi:Bohemio: Tipo de vida inconformista, libre y no convencional.
Así era mi vida, y la verdad que ser actriz (no hippie) no me hizo nunca amante de los hostels ni de las zapatillas con agujeros. Tampoco compraba ropa en Armani, pero si en el Soho que tenía más mi estilo.Che, la verdad qué no eniendo por qué tengo que explicar esto...si tenía para gastar la gastaba.Todos hubieran hecho lo mismo.Un beso

Anónimo dijo...

Hoy por primera vez estoy leyendo tu blog, y me pegué a él, me encanto! pero qué decepción sentí con este post.
Sólo me dio la imagen de una mujer que no deja a su esposo infiel, porque éste la sacó de una vida laboral inestable, de un trabajo en un teatro miserable y la mantiene y le da una vida de lujos que no tendría sin él.
Alejandra