miércoles, 10 de junio de 2009

Un breve respiro




Le di veinte dólares. Era el precio de mi tranquilidad.

Me dio un beso casi rozándome los labios, y se acercó a la puerta. Desde allí saludó a Lucía y a Gerardo, con un gracias y hasta pronto sin esforzarse en ademanes y gestos.

Antes de girar el picaporte, pellizcó un poco de cheesecake que estaba sobre la mesada y lo embuchó sin respirar, como si aún le quedara hambre por saciar.

- Te veré mañana - dijo, y se fue.


Mañana. No había chance de verlo al día siguiente. No había ensayo, ni ninguna reunión pactada por Laurie. Yo sí debía reunirme con su mujer por la firma del contrato y la gestión de la green card, pero eso no lo incluía a Rafael.

El único lugar donde podría llegar a cruzarlo era en las clases de canto, pero tenía que tener mucha mala suerte para que Laurie también le hubiera indicado a él que ejercitara, y tenía que estar directamente embrujada para que coincidiéramos en el horario.

Lucía se acercó a la cocina. Notó mi mirada, que continuaba contemplando la puerta por dónde se había ido Rafael minutos antes, y me dijo:

- Tipo raro éste, ¿no?

- Demasiado. Si te digo que me esperó a la salida del teatro, que fuimos a tomar algo creyendo que me quería levantar y que terminó comiendo con nosotros y pidiéndome que le preste plata para el taxi, ¿que me decís?

- ¿Qué? - expresó Lucía sin poder creer mis palabras - ¡Ah, pero es un caradura! Pero me hubieras avisado y le decía a Gerardo que lo pusiera en su lugar.

- No, Lu, es que lo voy a tener que ver todos los días, por eso no quise decir nada.

- Si, bueno, pero una tiene límites.

- A mi me resultó rara su mirada cuando estábamos en el bar. ¿Viste esa gente que dice algo al hablar, pero que a la vez te dice otra cosa con los ojos? -dije tratando de hacer entender mi concepto

- Si, claro, un mentiroso, Miru.

- Bueh, sí, algo así. No lo había pensado de esa forma.

- Bueno. Ahora te diría que lo pienses.




El que dice con la boca lo contrario a lo que dicen sus ojos no es más que un mentiroso, pensé.

Agradecí a Lucía por tan simple y lógico razonamiento, y por estar ahí, reemplazando a Clara, y jugando un poco el rol de esos afectos que no estaban.

Pensé en Octavio, en Buenos Aires, en sus calles.

Y respiré.

Respiré nostalgia y libertad.



-

12 comentarios:

Cris dijo...

es espantoso tener que bancarse gente diariamente que no te entra por ningún lado.
Besos sigo leyendo !!

Miranda dijo...

Cris: Pff, ya lo creo!!
Besos!!

La amante dijo...

Que tipo desagradable...igual debía haber otra gente en la obra, si no le dabas bola listo...la cuestion es que no te haya tomado de punto.

El Tano dijo...

Parece que tenés un problemita para detectar a los mentirosos, pero estás haciendo un curso acelerado de detección!

Miranda dijo...

la amante:Yo no sabia que tipo de gente era el resto, ni si Rafael era influyente o no...
besos!




El Tano: Todo se aprende en esta vida.
besos.

AnDy de los Remedios Rimondi dijo...

Intolerante, simplemente intolerante.

La impuntual... dijo...

Yo no respiraría tanta libertad!!! Alguien que se mete en tu vida sin tu consentimiento, te invade... y este es el caso!!! Si no lo ponés en su lugar y lo metés en el freezer... las cosas se van a complirar! y más aún si es un tipo que no conocés y que ya comprobaste que su desfachatez no tiene límites.

Veremos como sigue...
un beso

La impuntual... dijo...

Ah me olvidaba!!!
Lucía... es una genia!!!

Ahora si me despido.
Besos

Selma dijo...

Yo que vos lo pensaria muy bien, antes de acercarte a el, el otro dia lo hable con alguien, hay que empezar a cuidarse un poco de la gente, que solo te puede traer problemas. Hay que saber estudiar bien, en quien confiar, te lo digo por algo que hace muy poquito, me paso pero no tan complicado, como lo tuyo. Besotes de aquellos, Te sigo...

Marina dijo...

Miranda: la verdad es que tendrías que ser mas cuidadosa, no podés meter a un extraño en un lugar que ni siquiera es tuyo... (de onda te digo sin ofender) por mas que se invite solo.. no daba.. esta gente te está dando una mano terrible facilitandote un lugar para vivir, afectos, etc... y vos no sabes este tipo de persona que busca o que inteciones tiene.... Mucho ojooo!!!!

luly dijo...

Mirandaaaaaa volveeee, no nos dejes tanto tiempo, besos!

- Luchi - dijo...

Estoy ansiosa Miranda! Espero que escribas pronto. Saludos y suerte en este nuevo camino