domingo, 14 de junio de 2009

Noticias importadas




Al día siguiente amanecí renovada y focalizada en mi meta.

Tenía mis horas programadas para dedicarme a comenzar mis clases de canto y para reunir los papeles del trámite de la green card. Sentía que hacer eso era dar un paso en mi carrera, como si concretara de a poco mi objetivo con sólo ponerme en movimiento en esa dirección.

Desayuné con Lucía, cuchicheando como buenas amigas. Rafael seguía siendo el eje de nuestra charla. Tejimos conjeturas sobre su pasado, le inventamos un pasado turbio del que quiso alejarse, y un presente engañoso que ocultaba detrás de su sonrisa.

Estábamos en pleno café cuando sonó el teléfono. Lucía corrió a atender, temiendo no llegar a alcanzarlo antes de que se cortara porque no recordaba dónde lo había dejado. Era Clara.
Ambas sonreímos. Terminé mi café mientras ellas hablaban de sus cosas, hasta que Lucía me pasó el teléfono.

- Hola amiga, qué sorpresa- dije

- Hola, Miru. Sorpresa no es que te llame, sino lo que tengo para contarte- dijo

- ¿ Te casás? - bromeé

- No, no. Tuve un cumpleaños anoche- dijo

- ¿Esa es la sorpresa, Clara, un cumpleaños?

- No, callate, nena, dejame hablar. En el cumple estaba Octavio.

- Ah.

Me quedé muda por unos instantes. De pronto el nombre de Octavio sonaba ajeno y distante, y a la vez removía en mi interior un montón de sensaciones pausadas.


- Miranda,¿me escuchaste?- me preguntó

-Sí, claro, es que no pensaba que fueras a contarme eso.

- Bueno, acá viene el problema, y es que tengo una buena noticia y una mala para darte. ¿Por cuál empiezo?

- Empezá por la mala, como siempre-dije

- Bueno, como decirte... Octavio no estaba solo - hizo una pausa y continuó- estaba con una chica.

- ¿Cómo una chica? ¿Qué clase de chica?¿Quién era?- pregunté notoriamente alterada.

- No sé, una rubia, medio bajita, que se yo, nadie importante me imagino.

- ¿Rubia y bajita? ¡Pero si a él no le gustan las rubias! Y además si no fuera importante no me lo estarías diciendo, Clara.

- Bueno, Mir, creí que tenía que contártelo, pero no porque ella fuera importante , sino porque me pareció que te interesaría saber que lo vi, y lo que vino después- dijo

- ¿Qué vino después? ¿Te la presentó y salieron juntos los cuatro?- la ironía brotó de mi boca.

- Tonta, no. Después vino la buena noticia que te decía al principio- agregó

- ¿Y cuál era?- pregunté

- Cuando me estaba yendo, se acercó a saludarme, y sin que nadie nos viera me preguntó por vos. Me dijo que si tenía oportunidad de hablarte te dijera que piensa en vos.



No supe qué hacer frente a la flamante noticia. Me sonaba familiar que alguien pensara en mí mientras se refugiaba en otros brazos y la imagen asociada al recuerdo de Manuel llegaba a provocarme nauseas.

Claro, Octavio no era Manuel, pero así y todo no me gustaba que en tan poco tiempo se pavoneara en público con un reemplazo.

¿Serían así todos los hombres? ¿ O cabía la posibilidad de que Octavio realmente me amara y que la rubia de turno sólo fuera una excusa para lograr que Clara me llamara para alertarme?

Había una sola forma de saberlo.

9 comentarios:

Lucre dijo...

Miranda, no nos olvidemos que mientras vos estabas con Octavio, le decías que lo amabas y le prometías que pronto estarían juntos, dormías con Manuel, quién sabe con que fin, porque el de venganza está visto que terminó diluyéndose.

Además, convengamos que vos tampoco te jugaste mucho por él. Mientras Octavio cruzó miles de kilómetros para buscarte, cual príncipe de cuentos, vos cuando él se fue, no hiciste nada. Simplemente trataste de reinventar tu vida lejos de tu país, de tus cosas, y claro, lejos de él...

No creo que debieras asombrarte de nada entonces. Besotes.

Cris dijo...

Uy Lucre te paso factura ( y con bastante razón)
Ahora, siempre hay segundas oportunidades y me supongo que Octavio te la estaba dando.
Pero me perdí la parte en la que Clara y Octavio se conocen !!
Besos

La pobre estúpida... dijo...

Hola Miranda, me he leído tu blog completito de una sola sentada, me lo ha recomendado una amiga, yo recien estoy comenzando el mio para sacar todo lo que traigo dentro, espero que me funcione como terapia, aunque no escribo tan bien como tu. besos y abrazos.

Xochitl dijo...

Miranda ya te lo habia dicho antes, no te vayas a quedar como el perro de las dos tortas...
NO puedes enojarte cuando ya no has hecho nada por el .

ABrazo !!!

Miranda dijo...

Lucre: Pero cuando vio que estaba decidida...se fue, y no dio una sola señal.
Igual no terminó ahi.
Valoro tu aporte, como siempre.
Besos.



Cris: El novio de Clara era muy amigo de Octavio! Y si, supongamos que era una chance lo de Octavio...
besos

Miranda dijo...

La pobre estúpida: Bienvenida. Vas a ver que es una gran catarsis.
Nos leeremos entonces,besotes.





Xochitl: A mis tiempos y mi modo, pero yo hice por él.De hecho ahi estaba, sola.
Besos.

El Tano dijo...

Hola... sólo saludarte, perdimos con el globito y no estoy de humor para mucho más.
Besos...

inocencia dijo...

tarde un laargo rato en leer todo el blog, pero valio la pena!!!!

Selma dijo...

Hola Miru: como va? veo que despues de tanta oscuridad encontraste algo de luz, te felicito y te mando besos. Te sigo...