sábado, 27 de junio de 2009

Instrucciones para cantar


Entre los mails con Octavio, la vida en New York continuaba a un ritmo desconocido, marcado por un nuevo desafío.

Llegué al departamento de Cecil, la profesora de canto, a la hora que habíamos quedado.
Era una mujer de unos cincuenta años, de pocas palabras pero mucha técnica. Tal como me había contado la esposa de Laurie.

Me pidió que le mostrara el libreto para hacer foco en aquello que me tocaba cantar. Sus instrucciones fueron concretas, todo pasaba por la relajación, la postura, y el uso del diafragma, cosa que sonaba fácil en la teoría. La práctica no fue tan sencilla y se nos fue la clase entre respiraciones profundas y columnas de aire.
La esperanza de que la próxima clase fuera un poco más atractiva era lo único que me motivaba al saludarla.

Estaba llegando a la puerta de salida del edificio, cuando reconocí el cuerpo de Rafael, recostado sobre la pared, del otro lado del vidrio.
Instintivamente miré hacia ambos lados, buscando un vía de escape, una salida de emergencia ante incendios o catástrofes. No distinguí más que un matafuegos y una escalera que me devolvía al departamento de Cecil. Supuse que no era mala la idea. Desde ahí podía llamar a Lucía y decirle que viniera a buscarme, lo que sería mucho más conveniente que exponerme a un nuevo encuentro con él.

Mientras dudaba, una mujer con dos hijos ingresó al edificio, provocando con sus retos que Rafael se diera vuelta y me viera, de pie en medio del pasillo, con cara de fugitiva.
Traté de disimular, aunque hubiera preferido mostrar mi fastidio de manera genuina.

Me saludó con la mano en alto y una enorme sonrisa a través del vidrio. Yo no hice ningún ademán que denotara alegría por verlo.

Salí y se acercó a saludarme con un beso y un abrazo de esos que abundan en los aeropuertos.
Hacía apenas unas horas que me había visto y se comportaba como si nos hubieran separado meses de ausencia.

Sin intentar parecer educada, lo primero que hice cuando logré desprenderme de su abrazo, fue preguntarle por la plata.

- ¿Me trajiste los veinte dólares?


Se quedó mirándome como si yo fuera inoportuna, y me respondió.


- ¿Tenía que dártelos hoy?


Quise interpretar el sentido de sus palabras, pero sin encontrárselos y apurada por saber el desenlace, le dije:

- No sé, ¿vos cuándo pensabas devolvérmelos?

- Uno de estos días. Creí que una persona como vos no tendría tanta urgencia en recuperar el equivalente a una propina...


Quise encontrarle un justificativo, un atenuante.
Revolví en mi cabeza buscando un motivo para entenderlo, pero fue inútil.
Las ganas de decirle en la cara que era un desubicado me recorrían todo el cuerpo y descubrí que a esa altura ya no quería callarme.

Cuando abrí la boca para insultarlo y dejarle bien en claro como eran las cosas, me quedé descolocada frente al sonido de su voz, que esta vez me interrumpía con una frase muchísimo peor...

14 comentarios:

Hermit crab dijo...

Que frase ? Que frase ?

Miranda dijo...

Hermit: La que cuento en el próximo post...
Besos!

Anavril dijo...

No podes dejarnos asi!!

Hola, :-)

Palas dijo...

miranda no seas asiiiiiiii

Lu dijo...

Ufa che!!! Sos mala...! Que intriga!

Miranda dijo...

Anavril: Hola! Bueno, prometo no tardar en contar. Lo juro, lo juro!
besos



Palas: Así cómo? :)
Besos!



Lu: Hola!! La intriga es sana y divertida a veces...
A veces.
Besos!!

licha dijo...

ahhh noooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!

es de mala educacion dejarnos asi!!!!!!!

¬¬

daleeeeeee ponete las pilas y escribi!!!!!!
yo no t hice nada!!!
jajajaja!!!

Xochitl dijo...

Miranda que mala eresssssssss
Postea!!!


Besos

Meli dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
nooooooooo!!miranda!!por dios!!
ajajjajajaajaj muero de la intrigaa!!!

La amante dijo...

Que te puede haber dicho que sea peor a lo que te estaba diciendo? Que tipo desubicado por favor!!!

Cecilia dijo...

Será un enviado de Manuel...?

luly dijo...

no estas cumpliendo eso de no tardar tanto...es el frio el que te prohibe escribir??jajaja

viviendoconelenemigo dijo...

¡Odio a Rafael!

¡Ay, contá, contá!

Sol!

licha dijo...

Y???
ya estamos a 30 de junio, y todavia ni noticias del siguiente post!!!!
estamos ansiosas/os, asi q dale, cheeeee!!!!!!

¬¬
le juraste a anavril q no tardabas!!!