sábado, 4 de julio de 2009

Como un loco




Un par de ojos se asomaban detrás del cristal.
Intentaba sonreír, pero se le notaba el esfuerzo desmedido que hacía por lograrlo.
En un acto reflejo, Lucía dejó caer nuevamente la cortina ocultando la cara de Rafael.

Ella y yo nos miramos y en una simultánea reacción ambas llamamos a Gerardo.
Se acercó corriendo para ver qué pasaba y con señas le advertimos de la presencia de mi perseverante admirador.

Pensó un breve momento frunciendo el entrecejo en busca de alguna solución. Un segundo después, abría la puerta de calle y se acercaba a Rafael. Nosotras, con paso temeroso, nos aproximamos a contemplar la escena pero desde el umbral.

Gerardo:
- Che, loco, ¿qué hacés golpeando en la ventana?

Rafael:
- Sólo vi movimiento en la cocina y quise saludarlas.

Gerardo:
- ¡A esta altura deberías estar en tu casa! Y si querías saludar tocabas timbre o llamabas por teléfono. ¿Qué es eso de aparecerte en la ventana como un fantasma?

Rafael:
- ¡Qué poco sentido del humor tienes! Vaya, me sorprendes.

Gerardo:
- Más vale que tuerzas tus patas hacia la vereda y que desaparezcas de mi casa, si no querés que te saque de otra manera.

Rafael:
- Okey, okey, ya me marcho.Uf...qué rara es la gente...

Gerardo:
- Rajá de acá, loco.¡Volá!


Rafael me echó una última mirada llena de ironía, burla y un algo más que no alcanzaba a definir.
Yo bajé la cabeza y entré, con una extraña sensación de temor que no me la esperaba. Detrás entraron Lucía y Gerardo, mientras despotricaban contra él.

Tomamos un té en el living, donde aprovecharon a darme consejos para el día siguiente. Que no me detuviera a hablarle, que era necesario que tuviera un teléfono celular, que Lucía podía acompañarme si tenía que salir, fueron algunas de las cosas que dijeron.
Yo me sentía incómoda por revolucionar sus tranquilas vidas con una historia que yo no había buscado. La culpa me invadía al recordar que ellos me habían recibido con total predisposición, que me habían conseguido un trabajo y que no me reclamaban absolutamente nada.Yo, a cambio, les trastornaba su rutina.

Nos fuimos a dormir, con la esperanza de que al día siguiente todo fuera un mal recuerdo.
Me acosté, evocando las palabras de Octavio para tratar de conciliar el sueño.


A las cuatro de la mañana, hora que marcaban los números fluorescentes de mi reloj despertador, me desperté. No sabía qué motivo había sido la causa de mi desvelo, hasta que escuché un sonido que no podía definir qué era. Sonaba a vidrio y a pasos.
Me asomé a mi ventana con vista a la calle, y lo descubrí a Rafael, un piso más abajo, jugando en la vereda con una botella a modo de pelota.

Hacía más de seis horas que Gerardo lo había echado y por alguna extraña razón él continuaba ahí. ¿Se había ido para luego regresar o siempre había permanecido ahí, observando?

Un signo de preguntaba daba vueltas por mi cuarto. Necesitaba terminar con eso, pero no podía despertar a Lucía y a Gerardo para causarles un nuevo problema.

Así que abrí el placard, saqué un jean, una remera y un par de zapatillas, y me vestí.

Era hora de enfrentar a ese loco que merodeaba por mi vida sin permiso.

13 comentarios:

Miranda dijo...

Dejo programado otro post para más tarde, pero si no hay comentarios s cancela! ajaja

(es que me aburre no leerlos y hoy estoy solita en casa)

Sean amables, vamos!
besos y buen finde :)

Mir.

Lucre dijo...

Ese tipo ya no es un denso, sino que es un hdp y un enfermo psicópata... O sea... Está mal.

Pero peor estás vos, saliendo a verlo!!! Estás completamente loca nena. Más vale que no haya pasado nada. Con gente enferma como ese tipo, nunca se sabe.

Deberías haberlo denunciado por acoso, de una, ¿qué clase de enfermo hace guardia en una casa por la madrugada?.

Besotes.

Miranda dijo...

Lucre: Es que ya no toleraba que le jodiera la vida a los dos pobres que me estaban aguantando...
En el pais de uno tal vez es mas facil pensar en opciones como denuncias y eso, pero te aseguro que otro lugar que no es el de uno terminás abatatándote!
besos!

La impuntual... dijo...

Gerardo un genio... y Lucía tb!
Ahora... este tipo está totalmente loco, psiquiátrico!!!
En tu lugar lo hubiese ignorado porque era obvio q su intención era llamar la atención haciendo ruido. Q miedo me está dando esto... sin dudas ya observó todos y cada uno de tus movimientos.
Espero ansiosa el próximo post!
Besos!

Miranda dijo...

La impuntual: Si, dos genios y un psicópata eran mis compañías en Usa...rara combinación!
Más tarde sale la continuación! besitos.

viviendoconelenemigo dijo...

Ahora me da un poco de pena... igual, su acento centroamericano me desquicia.

Como diría otro Rafael:

"¡Es-cán-da-lo, es un escándalo!"

Besos,
Sol.

Miranda dijo...

Sol: Que no te de pena! Es igual que el monstruo del que hablás en tu blog! (que me encanta)

El acento lograba desquiciarme!

Besos

aldana dijo...

La verdad que da miedo este tipo
da la pauta que es un psicópata o
que no tiene plata y busca un lugar
donde de den de comer, jaja.
besos

Juliett dijo...

Este tipo esta enfermo!
Me encanta tu blog, y dale subi la otra parte que me muero de la intriga!
Un beso :)

Miranda dijo...

aldana: Algo así...
besotes



Juliett: En breve sigue...gracias por los elogios!
Besos!

Noelia dijo...

Nooooo este chabon esta loco , da miedo.
Mas loca estas vos que salis , no no y no, yo no salgo ni que me paguen :s .

viviendoconelenemigo dijo...

¡Gracias!

¡Qué bueno que te guste mi blog! :)

Besos!
Sol.

Palas dijo...

o.0 no no Miranda por favor deje mas de un post programado!!! jajaja no vez que nos tienes en un hilito con tu historia y dejarla así como que no jejejej...

Que vida con Rafael, mas metido que la pobreza... mmm alguna forma de deshacerse de él? o que santos busca?

= ) en espera de tu siguiente post!