viernes, 9 de enero de 2009

El abrazo de Clara



Llamé a Clara desde el taxi, y le avisé que iba para su casa.

Mi voz que sonaba a urgencia la hizo preocuparse y no me dejó cortar sin que antes le anticipara el por qué de esa visita inesperada.

- Manuel me mete los cuernos - dije

Pude imaginar el ceño fruncido de Clara al otro lado del teléfono mientras el ojo del taxista me observaba curioso por el espejo retrovisor.


- Vení, te voy preparando un cuba libre - me contestó antes de cortar.


Clara era mi amiga de la infancia.Nos conocíamos del barrio, de pegar figuritas en el álbum, de las tardes de carnaval y bombitas de agua, de las peleas por una muñeca, de las meriendas debajo de la parra de la casa de mi abuela, con chocolate y vainillas.


Apenas el taxi se detuvo, la vi parada en la puerta del edificio, fumando ansiosa a la espera de verme llegar.
Ni bien me acerqué me abrazó, con la misma intensidad que el día en que murió mi abuelo y en el que ella no se había movido de mi lado.

Subimos a su departamento y mientras yo me reclinaba en su sillón ella apoyaba sobre la mesa ratona dos vasos de cuba libre con mucho limón.

- Tomá, que esto es mejor que un antidepresivo - me dijo mientras sonreía - Y ahora contame.

Apoyó el rostro sobre sus manos, con la mirada atenta y el oído dispuesto a enterarse todo lo que tuviera para decirle, como si no tuviera nada más importante que hacer en esta vida que escucharme.

A medida que mi relato avanzaba podía notar como el rostro de Clara pasaba de la duda a la certeza, de la tranquilidad a la furia, de la indulgencia al deseo de venganza.

Cuando terminé de contarle todo, se despachó con su opinión que no se diferenciaba de la mía.
Lo que ella tampoco podía entender era el por qué se había casado conmigo.

- ¿Sería que en realidad estaba tan enamorado de vos que no quería perderte? - me preguntó

- Si tan enamorado estaba me hubiera contado la verdad en lugar de correr el riesgo de lastimarme de esta forma.¿No te parece? - dije con mi trago en la mano.


Le dimos vuelta a la historia, la pusimos del derecho y del revés, imaginamos a una Laura con demencia que había obligado a que Manuel se quedara con ella, a un suegro que lo hubiera amenazado, a un secreto que lo condenaba a mantener esa doble vida. Divagamos por efecto del alcohol y porque el fantasear nos distendía y nos daba permiso para sonreír.

De pronto recordé que había quedado en llamar a Manuel y cuando tomé el celular para marcar el número, la mano de Clara me detuvo.

- ¿Qué hacés? - preguntó

- Quedé en llamar a Manuel - dije

- Vos estás loca.Ese hijo de puta no es capaz de llamarte ni en el supuesto caso de que te hubieran golpeado por estar con esa mina.Que se curta.Tenés la posibilidad de enojarte, usala - dijo


Clara tenía razón.Por un momento, en su compañía, me había olvidado del dolor y como una autómata me entregaba a la vieja rutina del feliz llamado, del contarlo entre las personas que más se preocupan por mí.Lo cierto es que él no me había llamado y hacía ya dos horas desde que yo le había avisado sobre el supuesto asalto.

Al rato, mi celular sonó.
Clara me hizo señas de que atendía ella.


- Si Manuel, soy Clara.Miranda se quedó dormida.Es que estaba asustada y nerviosa.Si, si. Además se puso triste porque no la llamaste para saber como estaba.Bueno, en realidad estaba enojaba.

Me detuve a mirarla mientras hablaba.Se veía segura, como si en su mente ya hubiera diseñado un plan.

Cuando cortó me dijo:

- Listo.Tenés tiempo para pensar.Esta noche te quedás a dormir acá. Algo se nos va a ocurrir.


Y era cierto.
Algo se nos iba a ocurrir.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Que alivio que se siente cuando uno puede hablar con alguien, te sacas un poco de peso de la espalda, el problema sigue pero uno puede hacer catarsis que es impresindible para no perder la cordura. Besos, segui contando que es muy interesante aunque sea una historia repetida para muchas mujeres

Piti Sarlanga dijo...

Por favor, Mirandita, que Clara no te lleve por el mal camino. LLamalo a Manolo, corré a su encuentro y abrazalo fuerte, fuerte. Pobre, debe estar destrozado.

Anónimo dijo...

Miranda, amo tu blog.. me encanta
La verdad que es un gran hijo de puta Manuel. Te sigo desde el primer dia y te banco a muerte como estas manejando la situacion yo no podria. Clara es una genia creo que le pone paño frio a lo que pasa y te va ayudar a ver las cosas desde afuera tmb.

Simplemente Clau dijo...

Buenisimo la sitacion me dejo perpleja , siempre hay una AMIGA que te escucha y te apolla sin mala leche. Yo tengo muchas.TE QUIERO CON EL ALMA AHI VAN MIS BESOS BRUJOS.

Desde España dijo...

Dos mentes femeninas pueden hacer estragos!!!
Te sigo. No tardes en relatar el siguiente paso que dieron que me muero de intriga.
Saludos!

Josefhine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josefhine dijo...

bien, un complice siempre es bueno... pero que le pasa a ese "piti"?? tiene muy mala onda...

Flori dijo...

Hubo un momento en mi historia en el que el lugar de Clara fue ocupado por la mamá de mi Amiga del Alma...


Y es hasta el día de hoy en que pienso y vuelvo a pensar qué hubiera pasado de haber atendido yo el celular, en aquel momento.


¿Y Octavio?

saint dijo...

Una historia mas que interesante.La voy a seguir de cerca.Te dejo un beso.

Fluencia dijo...

no hay nada mejor que una amiga para ayudarnos a generar planes...y hasta a veces meternos en lios ..pero se siente barbaro el sentirse apoyada por alguien..ahora: el tipo un turro, sabiendo el supuesto robo..por humanidad tendria que haber estado con vos..pero son detalles...a los que ellos no le dan importancia y menos si tienen algo en lo que evadirse..besos..espero cada vez mas ansiosa!!!

Angie dijo...

clara tiene toda la onda!!!
soy fan de clara ya!

Anónimo dijo...

faaa
acabo de volver de 10 dias en uruguay y en 76 segundos me clave los ultimos 3 posts
no puedo más del atracón de cosas que pasaron mientras no estaba..
mi efímera mente masculina me dice que no falta mucho para que disques el telefono de nuestro querido amante

beso

Julian

sin amor dijo...

Escribí un comentario antes, no se que pasó.
Te decía que era bueno haber podido contar, compartir lo que te pasaba.
Alguien que te ayude a ver en medio de tanta "oscuridad".
Espero por más.
Grande Clara!
Un beso.

licha dijo...

vamos ya es 13!!!!
para cuando el proximo capitulo!!
no aguanto mas!!!!
espero que hoy salga!!!

Jaime Tornel dijo...

Siempre que amenaza con ser predecible ltu historia, da un giro interesante. Muy bien escrita.
Saludos.

el_iluso_careta dijo...

el relato es excelnte y engancha...sigo y sigo...
escuchando - - 12-metalero\Futbol - mas bambino que nunca!