sábado, 18 de abril de 2009

Como una mariposa











- Hacé lo que quieras , ya no me importa esconderme.









Esa fue la respuesta que le di a Andrés, antes de salir a la calle y encender un cigarrillo y antes de que se acercara Octavio.






Le dije que sólo me había incomodado la idea de que Manuel se enterara de esa forma, si es que Andrés optaba por contarle a Laura. Le aclaré que ya había decidido rehacer mi vida con él y que apenas pudiera hablar con Manuel lo haría.






Me molestaba pensar en que Manuel se quedara con esa imagen de mí. Quería que pensara que los motivos de mi decisión eran un matrimonio acabado, y un quiebre que se había producido el mismo día en que me enteré de la existencia de Laura.



No estaba dispuesta a que me viera tan infiel como él, porque mis motivos no eran los mismos que lo habían llevado a él a los brazos de una amante, aunque jamás lo entendería de esa forma.







Caminamos toda la tarde por el Soho y el Greenwich Village y paramos sólo para comprar algo o tomar café en uno de mis lugares preferidos, al que solía ir con Manuel.






Íbamos camino al hotel cuando sonó mi celular.






- ¡Hola! ¿Tenías apagado el teléfono?- escuché preguntar a Manuel del otro lado de la línea



- Se estaba cargando- respondí- ¿Cómo va todo por ahí?



- Bien, con mucho trabajo, no creo poder volver tan pronto como te dije.



-No te preocupes, pero avisame cuando pensás viajar- dije




Se hizo un breve, pero incómodo silencio.Octavio me miraba, a unos metros de distancia, como para que me sintiera libre al hablar.





- Te llamé varias veces al hotel, pero me dijeron que no estabas, que te habías ido - agregó




Pensé rápido una respuesta y dije:




- Sí, me vine a Nueva York porque acá vive la prima de Clara, la que se casó, ¿te acordás?


- Ah, sí, sí, la hippie - se río



- Bueno, ya no era tan hippie cuando se casó- agregué tratando de cambiar el rumbo de la conversación



- Por qué no me das el teléfono de la casa de ella , así te llamo ahí - dijo



- No estoy parando con ellos, estoy en un hotel - dije



- Dame el del hotel, entonces



- No recuerdo el nombre, porque no había habitación disponible en el que vamos siempre, así que caminé unas cuadras hasta encontrar otro que me gustaba.Llamame al celular - dije



Nuevamente el silencio.Podía imaginar la expresión de su rostro, y su dedo jugando con la lapicera que le regalé,sobre el escritorio de su despacho, conteniendo la respiración y los nervios que seguro sentía.


- ¿Hasta cuándo te quedás ahí?



- Pasado mañana ya vuelvo a Miami-dije


-Te llamo al celular entonces, y después ya lo hago al Colony -agregó


-Dale, un beso.




- Otro, Mir, cuidate -dijo antes de cortar.






Octavio se acercó, con una de sus caras neutras -como yo le decía- que al ir conociendo supe que usaba en los momentos en que quería alejarse del mundo y regresar más tarde.


Sabía que lo que lo perturbaba era que le siguiera mintiendo a Manuel en lugar de decirle la verdad. Él quería salir del anonimato, y ser protagonista, pero para eso faltaba que yo enfrentara a Manuel frente a frente, y no por teléfono y a miles de kilómetros de distancia.









Los días que pasamos juntos fueron una especie de proyección al futuro, dónde ambos podíamos imaginar cómo sería el tiempo que tendríamos por delante,sin interferencias y en plena libertad.Nuestro lugar, nuestra vida , nuestro amor.


Manuel, quedaría en el lugar de los recuerdos, lacrado y con varias cadenas para que no pudiera escapar.






Regresamos a Miami, a la habitación que ahí nos esperaba.


El sol y el mar que se veían desde la ventana, nos incitaron a hacer el amor una vez más, antes de ir a la playa.




Todo era perfecto.


El clima,la compañía, el estar lejos de todo.


Me sentía como se habrá sentido Alicia al descubrir ese país que sólo existe en los cuentos, dónde todo parece estar sostenido en el aire, hasta los propios pies.




Las mariposas daban una fiesta en mi estómago, enloquecidas por sentirse nuevamente enamoradas.

Era cientas, de alas multicolores y vuelo agitado.


Pero la vida de las mariposas es breve...su aleteo se detiene en medio de la noche, poniéndole fin a su corto paso por estos paisajes.



Mi felicida se extinguió de pronto, sin imaginarlo.

Duró tan poco como el vuelo de una mariposa.













14 comentarios:

Miranda dijo...

Mi computadora tiene un raro problema que no me deja conectarme a blogger...sólo de a ratos puedo, asi que este post lo fui escribiendo en cómodas cuotas.

Salió con muchos espacios, pero realmente se me complicaba corregirlo, espero disculpen la desprolijidad.

Besos y buen fin de semana para todos.

LB dijo...

Supongo q Manuel llego antes de lo esperado... no? de ser asi espero q le hayas podido decir la verdad... y empezar a vivir tu libertad con Octavio...
Saludos... espero el prox post!!

buen finde!, LB

Mr. Vic dijo...

Miranda tu historia es digna de una telenovela. Yo siendo tu me quedo con ninguno y me busco otro :)

mia dijo...

Hola miranda, como estas? como veras yo sigo aca leyendote hasta dentro de unos poquitos dias ya que decidí hacer un viaje debido a los inconvenientes que te comente via-mail. Igualmente desde donde estoy te voy a seguir leyendo besos y espero que tus cosas hayan ido mejor

selma dijo...

Miru: como va? Dificil la situacion de volver nuevamente a la realidad, te deseo mucha suerte para los tiempos que se vienen. Besotes Eternos, estoy siempre con vos.

anatel dijo...

Hola Miriiiii:
Qué suerte, q a pesar de los kilombos, volvés a creer en el amor, a enamorarte con mariposas y a sentirte q sos correspondida... Viste? sin querer, Manuel te ayudó a que te sucediera todo esto...
Te quiero, reinita!!!

anatel dijo...

Ah , Miri...dejame vivir en tu burbuja!!!!, y eso de sentirte taaaan amada, tan divina en NY, en Miami o en las Toninas ES LO MAS!!!!!. Viste??? hay quienes tienen luz y todo lo que dicen y lo que hacen iluminan sus propias vidas y la de los otros. Y hay , quienes tienen que resignarse a ser sombra,a ser chotascabras, a estar al acecho...buscan ser algo que REALMENTE será inalcanzable. Entonces tiran sus dardos oscuros a troche y moche!!! Son , esos mismos seres, que ni aún con las dos manos, encontrarían una idea.Su vida es limitada, lúgubre...
Y si... la plata no hace la felicidad...pero ¡cómo ayuda!!!!jajajaj!!!
Celebre, MIrandita, su vida, su ser y no parecer, su generosidad, su hermosura, su Amor, su FORTUNA INCONTABLE como para mandarse a mudar y ya que la compararon con la SUSA GIMENEZ, su ESTILO para dejarnos a todos en SHOCK!!!!
PD: Aguante el Piti, que nunca pierde la elegancia !!!
besos

Lucre dijo...

Ufa... Quiero saber que pasó!!!! Espero post... Ultimamente te estás haciendo desear TANTO nena!!!! No demores tanto malvada, jajaja.

Besotes!!!

Estefanìa dijo...

uyy que paso?
no tardes please....

besotes...

Palas dijo...

o.0

0.o

esto esta buenisimo, cautivando nuestra completa atencion sin duda!!

saludos...

Laura dijo...

nena...aquí me trabé yo con un párrafo tuyo. De verdad hay distintas clases de infidelidades?
Yo siempre crei que la palabra infiel tenía una sola acepción, el tema pasa por ser adulto y hacerse cargo, habrá mil motivos y nadie tiene derecho a juzgar...pero eso es otra cosa
Pero bueno, es mi opinión

Cris dijo...

Miranda, es dificil ebatirse entre las ganas de una venganza, en no querer quedar como una infiel despechada, y el amor verdadero.
El tiempo que dejamos paar nos hace parecer lo que no somos.

Samantha dijo...

Ya deje de querer saber que paso... Ahora necesito hacerlo.

Anónimo dijo...

Cosquillitas en la panza? Tecnicamente Manolo es tu marido. Solo con el tendrias que tener esos sentimientos.