domingo, 15 de marzo de 2009

La hora de Miranda


- ¿Puedo instalarme unos días en tu casa, Clara? - le pregunté

- Claro.Todo el tiempo que quieras - me respondió sin dudar

- ¿Me acompañás a casa a armar el bolso? No tengo ganas de estar a solas con Manuel y tengo miedo que no quiera quedarse en la quinta y decida regresar - dije

- Dale, vamos.Yo te acompaño - dijo


Una hora de ruta nos separaba de mi casa. Sesenta minutos en los que fui compartiendo mi plan con Clara, sólo para contar con una aliada, con alguien que avalara mis ideas y no creyera que eran absurdas ni descabelladas.
Clara estuvo de acuerdo.Tal vez sólo porque era mi amiga y prefería verme en acción que adormecida por el dolor.


El auto de Manuel no estaba en la puerta, tampoco en el garage.Nos movimos tranquilas, sin la presencia de él en casa.

Clara preparó café mientras yo separaba la ropa para llevarme que alcanzaría para pasar un largo tiempo fuera de mi hogar.

Cuando el café estuvo listo, me senté con Clara en la cocina y encendí un cigarrillo. Por primera vez en mucho tiempo pude recordar preguntarle a Clara cómo estaba, y me sentí en la obligación de pedir disculpas por el egoísmo que me había atrapado en nuestros últimos encuentros.Clara sonrío, como si supiera que el poder pensar un segundo en ella era una buena señal de que mi mente todavía tenía lugar para alguien que no fuera Manuel, ni Laura, ni ese entorno.


Escuchamos la puerta de calle, y segundos después, los pasos de Manuel en la entrada. Antes de que pudiéramos reaccionar, él estaba delante nuestro, en la cocina.

- Miranda, viniste - dijo

En sus ojos se notaba el paso del llanto y de la angustia, de un regreso en auto que imaginaba demasiado lleno de culpa.

- Miranda, estás acá - volvió a decir

- Saludá a Clara, no seas maleducado - dije sin levantar la mirada de mi taza de café

Se saludaron.Clara ni siquiera sonreía.Manuel, mucho menos.

- Vine a llevarme mis cosas - agregué - en diez minutos nos vamos

- Amor, es una idiotez que te vayas, hablando vamos a poder solucionar todo - dijo Manuel

- No hay nada que yo quiera solucionar, y no tengo ganas de hablar con vos.

Clara se levantó a lavar las tazas recién usadas.El ruido del agua generaba una suave interferencia en las palabras de Manuel y me permitía escuchar mejor mis propios pensamientos.

- No te vayas.Irte no arregla las cosas ni borra el pasado.Ya te dije que te amo, que sos la mujer que elegí para toda mi vida,Miranda.Por favor pensá lo que estás haciendo - dijo

- Ya lo pensé. No tengo ninguna intención de seguir escuchando más mentiras, y la verdad que se me hace demasiado difícil creer que soy la mujer de tu vida.Salvo que tengas un concepto demasiado errado de lo que es el amor - respondí mientras caminaba hacia al lado de Clara - ¿Vamos Clara?


Clara me siguió hasta el dormitorio, dejando atrás a un Manuel pensativo y triste. Armamos el bolso y salimos de la habitación.
Junto a la puerta, Manuel, de pie, mirándonos.


- No voy a dejar que te vayas de esta casa - dijo

- Me voy a ir aunque tenga que escaparme por el techo - respondí

Hubo un silencio, y el posterior paso al costado de Manuel, dejando libre la salida.

- Perdón - dijo - Mil veces perdón.

- Tarde querido, tarde - dije - Eso hubiera sonado más apropiado mucho tiempo atrás.

- Te prometo que todo va a ser como antes - dijo

- ¿Como antes cuándo? Si siempre me mentiste... No quiero que nada sea como antes, pero tampoco sé cómo quiero que sea, así que te pido que me dejes en paz hasta que yo lo necesite.

- Está bien - respondió


Salimos de casa y al cerrar la puerta sentí que era libre, que me desprendía de una telaraña de mentiras que me había apresado durante el último tiempo.

Si bien en mi memoria continuaban presentes y no iba a poder alejarlas aunque recorriera cientos de kilómetros, había llegado el momento de ocuparme de mí, de algo que me hiciera recuperar el protagonismo. Mi hora había llegado.

15 comentarios:

AZUL dijo...

A TODO ESTO, DONDE ESTABA OCTAVIO, NINGUN LLAMADO, NINGUN ENCUENTRO???

Susurros sueltos dijo...

Que bueno que allas actualizado!!
Che pero para que queria que et quedes? para llorar en tu falda, acariciarte la cara y decir: "ya va a pasar nena buena"....
Imbecil
Igual te digo, a mi se me estrujaria el corazon, si es que amo a ese hombre que me pide que me quede...
Tuviste mucha valentia x lo que veo.

Un besito
SS

lunanueva dijo...

AHHHH Q ESPERA, hijo este tipod e decisiones son dificiles, escuchar y tener fe en confiar, no se sabe cuando uno hace bie o mal en eset tipod e cosas, confiar, confiar, y perdonar:-s

Miranda dijo...

Azul: Vuelvo a repetir que yo conté lo de Octavio como introducción como para que supieran lo que venia después en mi vida, pero a esta altura de la historia NO EXISTIA OCTAVIO....recién aparece un par de meses más tarde en la cronología de los hechos...Besos



SS: Supongo que porque me quería y no podía aceptar que me fuera.Creo que dentro de esa imagen de comprensiva y hasta de inocente que él tenia de mi habrá supuesto que yo lo perdonaria sin dudar.No creia que fuera capaz de irme.

besotes

Samantha dijo...

Que bueno que hayas hecho eso! No hay nada mejor que decirle "basta" a esas personas que nos hacen tanto mal.

CUCHARITA dijo...

Vaya Miranda!!! que fuerzota de voluntad tienes, porque sinceramente yo al ver al hombre que amo en ese estado de tristeza, depresión y culpa.definitivamente hubiera flaqueado. Un abrazo!

(des)encontrada dijo...

Uy, que dificil ese momento. Y pobre tu amiga clarita que se lo tuvo que tragar...
muero de curiosidad!
y esto cuando fue? hace mucho?

besos!

Laura dijo...

durísimo pero necesario para aclarar un poco tu cabeza y para tomarte un respiro. demasiada merd, demasiadas mentiras, demasiado tomarte por tonta...

Any dijo...

Yo creo que Manuel todavía tenía un as bajo la manga, no te iba a dejar ir asi nomas ...
Me parece que yo me hubiera quedado para hacerlo renegar in situ ... jajajaj nahh mentira! Ni siquiera hubiera ido a buscar la ropa, la hubiera mandado a Clarita.
un beso

selma dijo...

Hola Miru soy yo como va espero que bien la verdad desconcetada con la situacion pero feliz porque es hora que te ocupes de vos realmente te felicito y te dejo besotes de aquellos y hasta mas leernos.

Cris dijo...

Siempre es bueno que le llegue la hora a uno, ocuparse de uno nunca está de más...

selma dijo...

Hola Miru tenes un premio en mi blog llevatelo cuando puedas si!Besotes Enormes

c@rito dijo...

ay ay ay...
Vamos Miranda, contá de una vez lo mejor...el por qué seguís viviendo esta mentira con Manuel, porque eso es lo que planteás en tu perfil...
Contá de una buena vez todo, no sigas dosificando y estirando, es demasiado...
Si esto fuera un libro, me iba directamente a lo mejor porque toda esta previa se está haciendo muy densa ya. Te lo digo bien y de onda pero es algo que me pasa...
Beso

Piti Sarlanga dijo...

SI TE VAS ES PORQUE NO LO AMAS. TE TENDRIAS QUE HABER QUEDADO Y HABLAR PARA SOLUCIONAR TODO. PERO NO, TAL VEZ QUIERAS "VIVIR TU VIDA". SALIR, IR A BAILAR, CONOCER ALGUN CUERITO. Y MANOLO QUE SE CAGUE, NO? QUE FACIL QUE LA HACEN... TENIA RAZON CUANDO DE CHICO ME DECIAN QUE SON TODAS IGUALES...

anatel dijo...

Demasiada paciencia tuviste mi Reina!!!!
Demasiada energía!!!
Pero bueh...sirvió para conocerse uno mismo... saber cuánto puede hacer y aguantar x amor, bla,bla,bla!!!
Qué mochilota te sacaste!!!
Cerrá esa etapa Miri pero me parece que seguir gastando neuronas en este "zapato", no vale la pena.
besos