miércoles, 3 de diciembre de 2008

Esa feliz rutina que no dura para siempre




Camino a casa me detenía a comprar jazmines y fresias para colocar en el living.Llevaba en mi mente una lista invisible con todas sus comidas preferidas y me esmeraba por prepararlas cada noche, para evitar que recordara los manjares que cocinaba su madre.Estrené al menos una vez por semana un nuevo conjunto de lencería y adopté como amuleto afrodisíaco el perfume de la noche en que nos conocimos y que tanto le gustaba.Vi por televisión cientos de partidos de tenis, de golf y de fútbol abrazada a su cuerpo y enredada en sus pies. Me calcé una enorme sonrisa cada mañana, de esposa enamorada y agradecida al destino por la fortuna de mi hallazgo.

Manuel rozaba la perfección.Recordaba cada fecha especial para nosotros y tenía la delicadeza de traerme un regalo y llevarme a cenar a un restaurante distinto cada mes que pasaba desde nuestro casamiento.Llegaba oculto detrás de un ramo inmenso de flores para San Valentín y cada Navidad se comportaba como el Papá Noel más memorioso de la historia, trayéndome exactamente lo que yo quería y acertando el talle y el color.


Funcionábamos como el motor de un auto alemán y nos entendíamos como el sol entiende a la luna, cediendo su espacio, pero valorando su presencia sin la cual su propia existencia pierde sentido.
Dos años perfectos, extraídos de la mejor película de amor que nos tenía como protagonistas.

Hubo un día, una hora, un segundo, en que la historia cambió, y sucedió sin darnos cuenta, como si al beber esa copa de vino estuviera picado y perdiera el sabor.
Así de simple y repentino, como un cristal empañado, como la lluvia amontonada en un balde, como el maquillaje corrido.

El cuadro pintado por Rembrandt de pronto dejó de ser auténtico, y fue una mala imitación comprada en el remate de la vida, ante los ojos ciegos de quien busca enamorarse del arte.

Ese cuadro , era Manuel.
Mi Manuel.

30 comentarios:

Nanys dijo...

Qué excelente descripción.
Y qué triste también...

Clau dijo...

Mi reina... ninguna rutina, por más linda, es buena para el alma....

La Vaka dijo...

Definitivamente las rutinas van matando los sentimientos, el cariño, la compañía, el amor!!!

Estoy al pendiente de cada relato...

Flori dijo...

Tal vez necesitabas verlo más de lejos, para poder apreciarlo realmente. Para encontrar ese detalle, ínfimo quizás, que le otorgaba un inmenso sentido a la obra de arte.


Tal vez querías enamorarte de Manuel porque parecía "perfecto". Pero lo que realmente atrae, es la imperfección.

¿No?

Krocita dijo...

Que fue lo que hizo que la historia cambie? Octavio?
Todo sucede por algo, y una historia que venía tan bien durante tanto tiempo, es raro que cambie de forma tan repentina.

Obnebur dijo...

si, es triste, pero tanta perfección (esa anómala)presagiaba un rebote del péndulo.Mejor que a un falso Rembrandt se le vea el piolín , que pasarse una vida sentado en el Louvre mirando un cuadrado de madera pintada.El dulce de leche es rico mientras se tome en cantidades suficientemente pequeñas para permitirnos olvidar cómo es su sabor, hasta la próxima ingesta.
Canción de Pedro y Pablo de 1970: Guarda con la Rutina ! Un beso

Minerva dijo...

Que triste... y lo peor es pensar que a cualquiera le puede pasar

flor dijo...

cuando leo lo que escribis pienso: como puede alguien cansarse de un hombre asi? que no se olvida de nada y que entiende todo!
pero despues me doy cuenta de que a cualquier mujer le hubiera pasado lo mismo que te paso a vos. porque la perfeccion es aburrida! queremos a alguien que sea igual de imperfectos que nosotras, que nos entiendan a veces si y a veces no, y nosotros a ellos igual. que se emborrachen y tengamos que llevarlos a la cama, y ellos a nosotras en algun otro momento. alguien con quien ser una misma y no sentirse menos porque el otro es demasiado perfecto.
alguien que sea igual de imperfecto pero en diferentes cosas. y eso no se busca, eso aparece.
me encanta tu historia, la sigo pegadita!
besos.

Estefanìa dijo...

acabo de llegar..y antes de meterme de lleno y mientras preparo y reordeno las cosas de hoy....y desayuno...me leo algunos blogs.
VOY A RESPONDERLE A DIOSITA PRIMERO...QUE HAGO ENCERRADA EN UN BANCO EN UNA OFICINA? es por que me toy por graduar de licenciada en comercio exterior y estudio a su vez economicas. Cuando pueda voy a retomar con el teatro...mi problema es que soy muy ansiosa y ambiciosa. pero estar entre las tablas era una de las cosas que mas me hacía feliz...


Miranda: no me gustó mucho el titulo del post...y el post en si me encanto.osea el relato.
Por supuesto que la rutina aunque se vea perfecta también mata a la pasió....pero no estoy de acuerdo con que vaya a matar al amor...es eso? o será que con el tiempo se ve lo que en realidad somos...lo que en realidad es el...lo que en realidad sos vos...y es que hay personas que fingen ser algo que no son pero tarde o temprano la mierda sale a la superficie...y otras personas se muestran tal cual son y hay quienes ignoran lo que ven....es complicado el tema....no es tan facil de analizar y adjudicarle la culpa a una sóla cosa...pero es horrible sentir esa agonía y cómo duele y desgarra ver morir ese amor que algun dia fue tan grande...

REALMENTE NO SE SABE CUAL ES EL PUNTO, EN QUE MOMENTO, MIRADA, PALABRA, SITUACIÓN TODO COMENZÓ A CAMBIAR?
SI LAS MUJERES SOMOS MUY INTUITIVAS Y LOS PROBLEMAS SE VEN, SE HUELEN, SE PERCIBEN, QUIEN NO SE ATREVE, LOS IGNORA...

BESITOS MIRANDA... Q TENGAS BUEN DIA.

Fio dijo...

Creo que todos (todos) tenemos un otro esperándonos, en algún lugar, en algún tiempo, en algún cuerpo...
Algunos lo encuentran, otros se pierden en la búsqueda.
Y en ese camino, nos cruzamos con otros "otros" que nos ayudan a andar.
Simplemente eso.
Y cuando culmina esa etapa con ese "otro" momentaneo, creemos que eso es el fin de un amor.
Y no...

Anónimo dijo...

qué lindo,
pero qué triste

julian

c@rito dijo...

Hermosamente escrito. ¿Será que nada es eterno? ¿Será que hasta lo que se parece bastante a lo perfecto también se acaba o deja de serlo?
Estoy realmente atrapada en esta historia, intrigada...y me siento reflejada con todos los integrantes del trío de alguna forma, a pesar de lo poco que aún sé de ellos...
Besos!
Ya me hice seguidora jeeee

mi despertar dijo...

Me hciste poner la piel de gallina chica muy interesante dale escritora la simplicidad y veracidad de tus escritos los hacen fascinantes

Miranda dijo...

Nanys: Gracias,lamentablemente queda demasiada tristeza por contar. Besos.



Clau: Es cierto, aunque en nuestro caso no nos mató la rutina, ya verás. besos.

Miranda dijo...

La Vaka:Nadie supo leer entre líneas me parece.La rutima fue anecdótica en nuestra relación...besos.



Flori: Algo de eso hubo, pero además ese cuadro era una imitación.Ya entraré en detalles, me cuesta, pero lo haré.Besos.

Miranda dijo...

Krocita: Octavio fue una consecuencia.La culpa no fue de Octavio, ya verás.Besos.



Obnebur: Bienvenido.ES cierto lo que decís en relación a la rutina, pero me quedo con tu imagen sobre cuadro.Es mejor dejar de contemplar lo que se sabe que es falso, yo aún no tomo el coraje.Besos.

Miranda dijo...

Minerva: Ya lo creo...besitos.



Flor:Mucho peor es descubrir que lo perfecto es más imperfecto que nosotras mismas.Ya te darás cuenta, leyendo entre líneas algo se perfila en mi post.Besos.

Miranda dijo...

Estefanía: El título del post es justamente por tu segunda opción.La rutina como la que teníamos no nos hubiera matado nunca, si no, que quedaría para aquellos matrimonios que cumplen las bodas de plata o de oro...
La rutina nos puso la verdad sobre la mesa,eso fue.Besos.




Fio: Pensaba como vos, pero hoy ya no tengo las cosas tan claras.En este momento todas mis emociones son inciertas.Besos.

Miranda dijo...

Carito: Así es, la perfección cuando es forzada no puede sostenerse demasiado.Gracias por seguirme, besos.



Mi despertar: Gracias por seguirme y por tus alentadores comentarios.
besos

Pasajera en trance dijo...

No me engañes, eso no se acaba de la noche a la mañana.

Miranda dijo...

Pasajera en trance: Salvo que te explote una bomba en la mano...lo habías pensado? besos

Nando dijo...

Por suerte la spersonas pueden rozar la perfeccion, pero nunca llegar a ella :)

*Lín dijo...

¿Algo para decir?.. no me salen las palabras. Me encantó.
Trataré de pasar más seguido.
Gracias por pasarte! como verás no estoy muy enchufada con esto..falta de tiempo y la cabeza demasiado atestada de otras cosas. Pero ya me voy a sentar, y a ver qué sale :)
besoss

Miranda dijo...

Nando: Si, pero tampoco que se diluya por completo.Besos.



Lín: Gracias, te espero cuando quieras.Un beso.

Cintia dijo...

Miranda, espero ansiosa el proximo posteo!!!!

La descripcion que hiciste muchas veces es exacta: real pero triste

Miranda dijo...

Cintia: Tal cual lo decís, es triste.Besos.

David C. dijo...

qué paso? segui segui.

Fluencia dijo...

la feliz rutina.....y pensar que muchos diran de que te quejas si nada te falta?
mi matrimonio es igual feliz rutina,plagada de cosas materiales,con muy buenas noches y mañanas de sexo,el futbol los amigos,la familia..perfeccion pura.
Basto una mirada profunda de un desconocido hasta ese momento,para entender que queria que algo se agitara en mi..y aca estoy...doble vida.

natxus dijo...

Ya estoy odiando no haber llegado a este blog dentro de un par de meses con más historia contada, porque veo que me va a producir más síndrome de abstinencia que Heroes o Lost...

Por lo que refiere a este post, me reconozco en las antípodas del ser de Manuel y creo que mi matrimonio hoy no existiría sin el click que generan en la vida de cualqueira los hijos.

En fin, ya te empiezo a odiar a cuenta por la abstinencia que me vas a provocar cuando me ponga al día.

Hasta acá: Excelente relato

(des)encontrada dijo...

Sigo con ganas de llorar, ahora de tristeza. Nada es perfecto, no?