domingo, 4 de abril de 2010

Primera Ecografía


A mi primera ecografía fui acompañada por Clara.
Javier había intentado pedirme perdón pero yo no había sido capaz de atender sus llamados o responder sus mensajes. El ruido de la puerta al cerrarse se había convertido en un eco que se agigantaba con el correr de los días. Mi amor mutaba a rabia, a bronca y no podía perdonarlo.
La única que siempre estaba, sin hacer mayores preguntas, era Clara.

Lamenté que el mal momento que atravesaba me impidiera disfrutar de ese acontecimiento como siempre había soñado. Pero la ausencia de Javier era, de pronto, una enorme presencia. Una nube gris sobre mi cabeza. Un pedacito de mí que se había ido.

Entramos a la clínica y atravesamos el pasillo para tomar el ascensor que llevaba al segundo piso.
Una vez ahí, nos anunciamos en la recepción. Nos indicaron que siguiéramos caminando hasta el fondo y que allí dobláramos hacia la derecha.
En medio del recorrido, sentí que Clara me apretaba el puño con fuerza, como si tratara de advertirme sobre algo. En el mismo instante, oí una voz que pronunciaba mi nombre.


- Miranda, qué sorpresa.¿Qué hacés acá?

- ¿Vos qué hacés acá? - respondí, pálida, como si me encontrara en presencia de un fantasma.

Enseguida identifiqué un yeso en la pierna izquierda de Manuel y supuse cual sería su respuesta.


- Una fractura- dijo - ¿Vos?

- Se intoxicó - mintió Clara.

- Espero que no haya sido culpa mía - río - Fue un chiste de mal gusto, lo sé.

- Fiel al resto de tu persona - atiné a decir- Siempre tan desagradable.

Empecé a caminar. A mi lado, Clara balbuceaba insultos. Al llegar al final del pasillo, doblamos tal como la recepcionista nos había indicado.

Por suerte no había nadie, así que apenas dos minutos después el médico nos hizo ingresar.


La sensación de ver a mi bebé por primera vez fue suficiente para hacer desaparecer de mi mente a los Javieres, Octavios y Manueles. Nada había más importante que esa pequeña personita a quien no conocía pero amaba.
Por unos quince minutos fui feliz. Completamente feliz.
Me sentí viva, radiante. Nueva.
Clara lloraba sin parar y trataba de disimularlo para no contagiarme. Yo hubiera querido llorar pero la emoción era tanta que llorar hubiera sido poco.


Al salir, Manuel estaba esperándome, sentado en los sillones de la recepción. Yo seguí de largo como si él no existiera.

- Miranda - dijo - esperame, quiero decirte algo.


No me detuve, ni lo miré siquiera. Manuel insistió.


-Miranda, escuchame - volvió a decir mientras se levantaba y caminaba detrás nuestro arrastrando su pierna enyesada.

- No quiere hablarte- le respondió Clara - ¿no entendés?


- ¡Miranda! - gritó fuerte.

Me detuve como si ese grito fuera la señal de algo peor que estaba por venir.

- Me mentiste. Viniste hacerte una ecografía porque estás embarazada. Y yo sé que ese hijo es nuestro - dijo.

- Estás enfermo - le respondí antes de seguir caminando hacia el ascensor.

- Voy a ser padre, Miranda. Vamos a ser una familia otra vez - dijo



Y sentí miedo.




20 comentarios:

Miranda dijo...

Pido perdón por la demora.
Tal vez eso no alcance, pero es todo lo que puedo darles: una disculpa.


Y de paso, felices pascuas.


besos

M.

Circe dijo...

Idem para VOS!!!
Besos!!

lore´s dijo...

Felices Pascuas Miranda!!, una simple opinión...en su momento no fuiste muy dura con Javier, acaso vos podías asegurar que ese hijo era de él y no del horrible momento que pasaste con Manuel?. Besos. =)

Martuchis dijo...

Miranda:

Llegué a tu blog a través del de "La Impuntual" y me enganchó tu post anterior. Tengo una amiga muy cercana que actualmente está viviendo toda la experiencia de crear una vida en su interior al igual que tú, y en cierto modo lo estoy viviendo de una forma tan cercana que me ha inspirado a escribir muchas cosas.

Me gustó tu blog y por aquí te seguiré leyendo.

Anavril dijo...

Que pequeño el mundo!!
y que pirado que esta Manuel...

Ojala que estes feliz con tu bebe!

Palas dijo...

o.0

OMG!!!!!

La demora valió la pena!

martin_mettica_joyas dijo...

Te perdono, pero por favor escribí más seguido!! Es adictiva tu historia. Y encima se está empezando a delinear.
Saludos.
Andrea

Nana Banana dijo...

Hooola Mir!!
Te disculpo pero que no vuelva a pasar eh? jajaja
Che ese Manuel tiene problemas graves! O sea no es que sea turro, es que le falla de verdad!

Y también insisto, tenias seguridad absoluta que no era de Octavio? Tenias razón en enojarte tanto con Javier?

Dale perdonalo y vivan juntos ese momento tan lindo!!!

Beijos

Mi vida en Rosa dijo...

NOOOOOOO.... AHORA ENTIENDO LA VIDA IMPOSIBLE QUE DICES QUE HIZO..

LO QUE NO ENTIENDO ES QUE ARGENTINA SEA TAN PEQUEÑA PARA QUE TE ENCUENTRES A MANUEL EN EL DOCTOR, EN EL MISMO PISO, HABRA QUE CAMBIAR DE LUGARES, DE RUMBOS... POR SALUD.

ESPERAMOS EL SIGUIENTE POST.

Miranda dijo...

circe: Gracias bonita!


besos!

Miranda dijo...

lore´s: Con Manuel no habíamos tenido sexo...y eso lo sabía a la perfección. El bebé era solo de Javier.


besos!

Miranda dijo...

martuchis: Espero que a tu amiga le vaya mucho mejor que a mi.
Gracias por tu visita.
besos!

Miranda dijo...

anavril: Demasiado pequeño, sobre todo cuando uno lo último que quiere es cruzarse con alguien, pero así es la vida!

besos y gracias ;)

Miranda dijo...

Palas: te parece? Bueno, quizas de ese lado se vea así.

besos!

Miranda dijo...

Andrea: sabía que ibas a decir eso...lo de delinear!
Me alegro que empieces a cerrar las cosas, yo espero poder hacerlo también.

besos!

Miranda dijo...

Nana: seguridad absolutisima.

Y sí, a Manuel le falla y mucho. Ya vas a ver...

besotes!!!

Miranda dijo...

Mi vida en rosa: Pensá que estuvimos casados! Ya teniamos una rutina de clínicas y médicos. En lo que tuve mala suerte fue en que se fracturara para la misma época!!!!


Besotes

Selma dijo...

Cuando fue esto para que el loco creyera que era hijo de él, estoy mal con los tiempos o está más loco de lo que creiamos... Espero estes bien porque la verdad como cambian las cosas en tu vida; es vertiginoso...
Besos enormes y eternos sabes que te sigo...

Lilith dijo...

La neta que dificil situacion, pero de todo se puede aprender algo, quiza lo mejor es cortar de raiz,y empezar una nueva vida, y darse cuenta que el desmadre con esos hombres ya debe de quedar atras, no solo por ti, sino por tu hijo, porque el ya esta antes que todo. y merece una estabilidad tanto en su vida como en la tuya. Simplemente volver a empezar lejos de esos mierdas.

martin_mettica_joyas dijo...

Los enlaces son del blog de Javier? Y la de las fotos en ese blgo sos vos???
Por las dudas lo voy a empezar a leer mientras volvés a actualizar.
Saludos!
Andrea