domingo, 30 de noviembre de 2008

Cuando conocí a Manuel






Me casé enamorada, realmente enamorada.


Manuel era todo lo que yo no era y hacía todo lo que yo no hacía.


Yo era celosa, sin límites ni remedio. Caprichosa y rebelde como una adolescente, impulsiva, atolondrada, soñadora, bohemia.


Él era el cable a tierra que yo necesitaba.Tenía esa capacidad de conseguir todo lo que se proponía.Había llegado a tener su propio estudio de abogados, junto con Leandro, su socio y amigo de la facultad. Tenía el don de generar un espacio para sus placeres aunque el tiempo no le alcanzara.Jugaba al tenis dos veces por semana, una al fútbol, cenaba algún día con sus amigos de la vida, y los fines de semana trataba de irse a la costa o a comer un buen asado a la casa de sus padres.


Yo nunca podía organizarme.Si me sobraba el tiempo no sabía para qué utilizarlo, y si estaba escasa de horas libres terminaba corriendo de un lado a otro y suprimiendo la mitad de lo que había planificado.Trabajaba de lo que el destino me propusiera y sólo me tomaba en serio la actuación.




La noche que lo conocí, en esa cena improvisada por mi amiga, quedé deslumbrada ante cada uno de sus comentarios.Su forma de mirarme me hacía sentir desnuda, recién nacida, como si todo lo vivido hubiera servido sólo para conocerlo a él.
Estuvimos de gran sobremesa, hasta que nos pidieron sutilmente que abonáramos la cuenta porque tenían que cerrar.El tiempo había volado sin que nos diéramos cuenta, llenándonos de preguntas y prestando demasiada atención a cada respuesta.
El fastidio de mi amiga era notorio, y trataba de meter un bocadillo como para no quedarse dormida mientras nosotros nos deleitábamos, hipnotizados, ante las palabras del otro.
Cuando terminamos de cenar, él nos llevó en su auto a ambas, y aunque mi casa quedaba apocas cuadras del restaurante, terminó dejando a mi amiga primero, con la clara intención de quedarse a solas conmigo.


Apenas ella se bajó, me llevó a otro bar, donde nos quedamos hasta altas horas de la madrugada.
No podíamos dejar de hablarnos, de contarnos, de mirarnos.Nunca había tenido la certeza que tuve en ese momento, la seguridad de saber que a él le pasaba lo mismo que a mí.
En el auto, ya de regreso a mi casa (un pequeño departamento que alquilaba en Villa Crespo) empezó a decirme que yo le gustaba, que se sentía sorprendido por lo que le pasaba conmigo, y que sabía que a la mañana siguiente y el día después de mañana iba a querer verme.
Yo temblaba, entre sorprendida y extasiada.Estaba convencida de que era él, de que así era el amor que mostraban en las películas, de que ese nudo en el alma algo quería decirme.


En la puerta de mi casa me besó y me dijo:


- Siento que voy a querer estar siempre con vos.


Y aunque sabía que sonaba apresurado, le creí.

26 comentarios:

Van dijo...

Se de que hablas, esas mariposas en el estomago, el nerviosismo cuando siewntes esa atracción por un desconocido, pero parece que a la vez existe la donfianza como si fuera un amigo de anios, Quiero volver a vivir eso.
Van

Alfa dijo...

Definitivamente tu historia me atrapo y la forma que tenes de contarla es muy interesante, voy a seguir leyendo.
Suerte!
BeSoS

La Vaka dijo...

Wow!!! He pasado por aquí después de leer tu comentario en mi post y me atrapaste.... me has metido a tu historia y creo que seguiremos pisándonos los talones para leernos...

Seguiré al pendiente de tí...

Saludos.

Karla dijo...

Gracias por tu paseo por mi blog.
Estaré pendiente del tuyo!
La introducción hasta ahora ha sido enigmatica y atrapante.

diosita dijo...

Hola Miranda, gracias por haber paseado por mi espacio. muy dulce tu historia y aaaah...si todos tuviéramos solo UN secreto!

así que esto es el sexo dijo...

Lo siento, pero te gané de mano esta vez. Antes de que me escribieras yo te había leido con anterioridad.

Así que nos estaremos leyendo al rato mujer.
Muy lindos capitulos y ordenados en la escritura.

Un beso grande.

Laperraseescapó dijo...

Miranda: Gracias por pasar por mi rinconcito!
Me enganché con tu historia, seguiré visitándote.
Besos y mucha "merde"
laperra

Mechi.- dijo...

Gracias por tu visita!
Que lindo ese momento y que lindo lo contaste :)

Sigo leyendo entradas anteriores, besoo!

Minerva dijo...

Te voy siguiendo. Esta historia intriga. Besos.

c@rito dijo...

Me intriga algo...
¿Es tu historia de verdad o simplemente una historia que inventás?

Me gustó todo lo que leí hasta el momento. Te agrego a mis links y seguiré de cerca lo que va pasando.

Besos

Miranda dijo...

Van: Exacto...el tema es que a veces no dura lo que quisiéramos.
Un beso.

Alfa: Muchas gracias.Te veo por acá entonces. Besos.

Miranda dijo...

La vaka:Muchas gracias por estar pendiente, besos.



Karla: Y eso no es nada...besitos.

Miranda dijo...

Diosita: Yo tengo uno enorme que encierra miles de secretos pequeños.Un beso.



Asi que esto es el sexo: Jajaja, feliz coincidencia entonces...! Un beso y nos leemos.

Miranda dijo...

Laperraseescapó: Gracias por visitarme.Besitos.



Mechi: Leyendo lo anterior vas a comprender que la historia no es tan linda como aparenta.Besos.

Miranda dijo...

Minerva: Y eso que voy por el principio donde todo era color de rosa.Besotes!


Carito: Es la pura verdad y tiene más ingredientes que cualquiera guionada por un autor.

Besos

Dakko dijo...

Gracias por pasarte por mi blog y gracias por la invitación, original blog el tuyo, te sigo por el rss, salu2!

Lucy in the Sky dijo...

Linda, tu vida es una novela.

Miranda dijo...

Dakko: Es la primera vez que me dicen que mi vida ( = blog) es original.Un beso.


Lucy in the sky: Ya lo creo, aunque he conocido vidas peores que la mía.Un beso.

Zorra M.F dijo...

Miranda: Visitè tu blog por respeto, educaciòn y devoluciòn de gentilezas ya que vos primero visitaste el mìo y cuando llegu`r hasta aquì me llevè una gratìsima sorpresa, quiero contarte que ya desde el perfil quedè atrapada en tu lugar, ya te sigo, espero que hagas lo mismo con las zorras y tambièn podemos enlazarnos mutuamente. Te mando un beso gigante y no dejes de contarnos!

Organza* dijo...

Miranda ¿Que te puedo decir? Que armas super bien tu historia, pero realmente se puede vivir asi? Yo puedo crear algo asi, sí! Pero no, enfundarme en una historia de 24 hrs al dia con emociones y cuestionamientos.. ¿Sera ese mi problema? Me cuestiono todo. Me remitirá a leerte y no descifrar =)

Besos mil!!

Latamoderna dijo...

Puaf...

Qué fuerte eso de creerle. Yo, he creído, pero a veces ya no quiero, aunque irremediablemente caigo y sigo creyendo. Esperanzada.

Miranda dijo...

Zorra:No voy a dejar de contar porque a esta altura descubro que es la única forma que tengo de escaparme un poco de lo que me pasa. Por supuesto que seguiré leyéndote porque me encantó tu blog. Besos y abrazos.




Organza: Me es difícil contestarte.Hoy te digo que me es muy intenso vivir así, pero que ya me estoy acostumbrando, aunque a veces creo que voy a enloquecer.
Te mando un beso.




Latamoderna: Yo también estaba esperanzada...entre mujeres nos entendemos.No?
Un beso

Sasy dijo...

Dicen y ultimamente lo he escuchado mas seguido, que no hay que casarse enamorada... pero como no hacerlo? como no querer estar por siempre con la persona que te hace sentir todo esto en tan poco tiempo, con la mirada, con un roce, con una palabra?

que linda historia
saludos

David C. dijo...

Dale, dale que se pone interesante.

el_iluso_careta dijo...

sigo leyédonte, es interesante...

(des)encontrada dijo...

no lo vas a poder creer, pero este post me hizo llorar. Será de las ganas de vivir algo asi...
besos!
des